Archivo de la etiqueta: Conejo Blanco

Las incoherentes aventuras de Alicia en el país de las maravillas…

conejo-blancoCon esto de la lectura fácil a través de los ebooks, tal como mencionáramos hace algún tiempo, uno se ve tentado de acceder a textos clásicos que, o nunca leímos, o gozamos con su lectura en tiempos remotos y quisiéramos volver a leer. Es lo que me ha pasado ahora con Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Nunca tuve oportunidad de leer el cuento, pero sí disfruté de la película de dibujos animados realizada por Walt Disney en 1953, donde incluye las incidencias de la continuación del libro, A través del Espejo y lo que Alicia encontró allí. También pude ver la película de Tim Burton de 2010 con Mia Wasikowska, Johnny Depp y Helena Bohnham Carter.

Todos conocemos más o menos el argumento del cuento, pero leerlo en su versión completa resulta una experiencia diferente, ya que todo se entremezcla y no es fácil seguir la trama. Cada episodio tiene un fondo incomprensible y los personajes divagan en medio de charlas que parecen no llevar a ninguna parte. La sorpresa e incredulidad de Alicia al interactuar con ellos es también la que sentí como espectador ausente (o lector).  Si los motivos que llevaron a Carroll, que entre paréntesis era un pseudónimo de Charles Lutwidge Dodgson, diácono anglicano matemático, lógico y fotógrafo del siglo XIX en Inglaterra, fueron solamente componer un cuento divertido para la niña Alice Lidell  que él quería de manera especial, vaya si lo logró.

sombrereroFue en 1851 que se trasladó a la Universidad de Oxford, al college Christ Church donde había estado su padre, llegando a ser un brillante profesor de matemáticas y fotógrafo, aceptando la carrera religiosa en el grado de diácono. En 1856 un nuevo deán, Henry Lidell, llegó trayendo con él a su joven esposa y a sus hijas, que tendrían un importante papel en la vida de Carroll. Una gran amistad con la madre y con las tres hijas, Lorina, Alice y Edith, se estableció de manera gradual, pero sólida. Solían salir de picnic en bote por el río Támesis, muchas veces acompañados por su amigo el reverendo Robinson Duckworth.

En una de estas excursiones, concretamente el 4 de Julio de 1862, Carroll inprovisó el argumento su exitoso libro para entretener a las niñas Lidell, entusiasmando especialmente a Alicia, quien después del paseo le pidió que escribiera el cuento, pues ella deseaba tener un testimonio de aquel interesante relato. Lo hizo ese mismo día, quedándose hasta altas horas de la noche para no olvidar nada y poder corregir y mejorar el cuento. El se lo obsequió en la siguiente Navidad.

Actualmente sólo se conservan 23 ejemplares de la primera edición de 1865, con ilustraciones de John Tenniel. En 1998 uno de estos fue rematado en 1,5 millones de dólares, constituyendo un récord para un libro infantil.

El tema es delirante, toda vez que Alicia cae en un mundo donde existen criaturas normales, pero de comportamiento absurdo y seres fantásticos que son aún menos razonablemente comprensibles. Algunas situaciones del cuento han hecho pensar que Carroll tenía experiencia con drogas alucinógenas, como el hongo Amanita muscaria que puede explicar la micropsia y macropsia de Alicia cuando ingiere trozos de la seta de la Oruga Azul, que probablemente fumaba algún tipo de hachís.

Cierto grado de misterio intrigante parece desprenderse de estas aventuras de la inocente Alicia. Muchos han tratado de ver en los textos mensajes subliminales del autor y otros han gastado su tiempo haciendo interpretaciones casi proféticas de los planteamientos de algunos personajes, como es el caso del fabuloso gato de Cheshire que tenía la propiedad de desaparecer y reaparecer por partes.

En todo caso, este cuento fue un éxito comercial indiscutible para Lewis Carroll y lo transportó a la historia, anticipándose en más de un siglo al realismo mágico y la literatura del absurdo. Y ni qué decir cómo ha influenciado un sinnúmero de manifestaciones culturales y artísticas. una ópera de Federico Ibarra en 1995, video clips de músicos tan trascendentes como Los Beatles, Neil Sedaka, Bon Dylan y muchos otros. Hasta Salvador Dalí en 1969 realizó una serie de 13 ilustraciones basadas en el cuento.  En junio del 2012 se inauguró, en Hamburgo la muestra Alicia en el maravilloso país del arte (Alice im Wunderland der Kunst), una exposición proveniente de Londres que rindió homenaje a los 150 años de historia del arte (esculturas, pinturas, ilustraciones de libros, fotografías, dibujos, películas e instalaciones) que, desde mediados del siglo XIX, se desarrollara en torno a esta obra y sus personajes. Y ni hablar de la gran cantidad de piezas teatrales, pantomimas, animés, videojuegos, ballets, musicales, dibujos animados….que ha inspirado a lo largo de los años.

Todo un logro artístico. La genialidad en el absurdo. Lewis Carroll fue mucho más sagaz, inteligente y exitoso que muchos otros que hicieron gala de merecer mayores méritos, pero ser capaces de conseguirlo en la misma magnitud.

 

Sacerdocio[editar]

 

 

 

Anuncios