Archivo de la etiqueta: Alexis

Y “el chuncho” voló alto otra vez…

Tucón (entonado y vibrante): ¡Ser un romántico viajero y el sendero continuar. Ir más allá del horizonte, do remonta la verdad…!

Mayita:  ¡Vaya! Llegaste melodioso,  pajarito mío…¿o te convertiste en chuncho? No te viene.

T: ¡Cómo que no! Mírame, tengo la cola azul. y, además, los chunchitos salieron campeones del fútbol chileno otra vez y yo, como buen plumífero romántico, bohemio y viajero, me identifico con ellos.

M: Felicitaciones entonces. Y si de fútbol se trata, mis parientes caturros de Valparaíso por poco dan la hora y se caen “a los potreros”.

T: No digas eso, pajarita criticona. Se llama “Primera B”. Se le mejoró el pelo a esa división.

M: Pero, al final, es lo mismo. De segunda.

T: Y…al Cacique se le anduvo arrugando la pluma. En la puerta del horno se le quemó el pan. No pudieron echarle la culpa a nadie, ellos mismos se pusieron la soga al cuello y no fueron capaces de ganar sus últimos partidos antes de la fecha clave, solamente empataron, mientras la U ganaba los suyos, los pilló en la tabla y quedó puntera. Camarón que se duerme…se los comen los chunchos…ja,ja,ja.

M: Pero ahora todos nos pondremos la camiseta roja ¿verdad? A mi también me gusta ver a los gloriosos muchachos bi-campeones de América. Da cierto orgullo saber de los triunfos de Alexis, del “rey” Arturo, del “príncipe” Charles, del pitbull, del gato, toda la realeza y zoológico real juntos. Generación de triunfadores en el medio de una historia tan magra en éxitos deportivos. Y en el fútbol no es la excepción.

T: Te encuentro mucha razón, pajarita opinóloga, eres tan sabia como el Pato Yáñez. Y fíjate que casi todos los entrenadores exitosos en nuestro medio, son argentinos. Y muchos de los jugadores, también. Reconozco que definitivamente no somos buenos para la pelota, pero confío que esos excepcionales muchachos que nos representarán en Rusia en la Copa Confederaciones, llevando la responsabilidad de defender a Sudamérica en la justa, podrán repetir sus logros.

M: vamos a estar pegados como lapas a la TV durante todo Junio. ¿Será suficiente eso para hacernos olvidar las desagradables dialécticas faranduleras de los humoristas mezclados con las de los políticos?

T: Sí, Mayi, pero ahora estamos en la cuestión del deporte del balón, como dijo Germán Casas con los Ramblers…no nos desviemos. Esos temas darán para jugosas conversaciones posteriores, acuérdate que estamos en un año electoral y está la pata de pollo con el tumulto de candidatos. Hay cuerda para rato.

M: Oye, me estoy acordando qué bien lo pasamos en nuestro viaje a Europa del año 2016. Fue un tremendo acierto eso de colarnos en el crucero que iba a Italia y hacer el papel de mascotas. Un poco a la mala, pero resultó. No nos pudieron pillar nunca. Cuando querían atraparnos, nos volábamos al palo más alto, allá junto a las antenas del radar. O nos poníamos a volar alrededor del barco como gaviotas centinelas. Al final, ya no nos pescaban y podíamos entretener a los turistas picoteando la fruta y parloteando groserías. Eso les fascina a todos, no sé por qué.

T: Fue notable. Italia me pareció fantástica. Perdona que te deje, pero va a comenzar el partido del Arsenal y no quiero perderme algún gol de Alexis.

M: Ya. Entonces me iré a peinar mi pluma enrulada.

NOTA: el himno del club deportivo Universidad de Chile fue compuesto por un verdadero “romántico viajero”, el músico y arquitecto don JULIO CORDERO VALLEJOS (1911-2010), durante un viaje universitario a Antofagasta a bordo del vapor “Reina del Pacífico” en 1933. Interpretado oficialmente por primera vez el 15 de agosto de 1940 en el clásico universitario con la Universidad Católica, ganando la U 3 x 2.