Archivo de la categoría: Reconocimientos

Y “el chuncho” voló alto otra vez…

Tucón (entonado y vibrante): ¡Ser un romántico viajero y el sendero continuar. Ir más allá del horizonte, do remonta la verdad…!

Mayita:  ¡Vaya! Llegaste melodioso,  pajarito mío…¿o te convertiste en chuncho? No te viene.

T: ¡Cómo que no! Mírame, tengo la cola azul. y, además, los chunchitos salieron campeones del fútbol chileno otra vez y yo, como buen plumífero romántico, bohemio y viajero, me identifico con ellos.

M: Felicitaciones entonces. Y si de fútbol se trata, mis parientes caturros de Valparaíso por poco dan la hora y se caen “a los potreros”.

T: No digas eso, pajarita criticona. Se llama “Primera B”. Se le mejoró el pelo a esa división.

M: Pero, al final, es lo mismo. De segunda.

T: Y…al Cacique se le anduvo arrugando la pluma. En la puerta del horno se le quemó el pan. No pudieron echarle la culpa a nadie, ellos mismos se pusieron la soga al cuello y no fueron capaces de ganar sus últimos partidos antes de la fecha clave, solamente empataron, mientras la U ganaba los suyos, los pilló en la tabla y quedó puntera. Camarón que se duerme…se los comen los chunchos…ja,ja,ja.

M: Pero ahora todos nos pondremos la camiseta roja ¿verdad? A mi también me gusta ver a los gloriosos muchachos bi-campeones de América. Da cierto orgullo saber de los triunfos de Alexis, del “rey” Arturo, del “príncipe” Charles, del pitbull, del gato, toda la realeza y zoológico real juntos. Generación de triunfadores en el medio de una historia tan magra en éxitos deportivos. Y en el fútbol no es la excepción.

T: Te encuentro mucha razón, pajarita opinóloga, eres tan sabia como el Pato Yáñez. Y fíjate que casi todos los entrenadores exitosos en nuestro medio, son argentinos. Y muchos de los jugadores, también. Reconozco que definitivamente no somos buenos para la pelota, pero confío que esos excepcionales muchachos que nos representarán en Rusia en la Copa Confederaciones, llevando la responsabilidad de defender a Sudamérica en la justa, podrán repetir sus logros.

M: vamos a estar pegados como lapas a la TV durante todo Junio. ¿Será suficiente eso para hacernos olvidar las desagradables dialécticas faranduleras de los humoristas mezclados con las de los políticos?

T: Sí, Mayi, pero ahora estamos en la cuestión del deporte del balón, como dijo Germán Casas con los Ramblers…no nos desviemos. Esos temas darán para jugosas conversaciones posteriores, acuérdate que estamos en un año electoral y está la pata de pollo con el tumulto de candidatos. Hay cuerda para rato.

M: Oye, me estoy acordando qué bien lo pasamos en nuestro viaje a Europa del año 2016. Fue un tremendo acierto eso de colarnos en el crucero que iba a Italia y hacer el papel de mascotas. Un poco a la mala, pero resultó. No nos pudieron pillar nunca. Cuando querían atraparnos, nos volábamos al palo más alto, allá junto a las antenas del radar. O nos poníamos a volar alrededor del barco como gaviotas centinelas. Al final, ya no nos pescaban y podíamos entretener a los turistas picoteando la fruta y parloteando groserías. Eso les fascina a todos, no sé por qué.

T: Fue notable. Italia me pareció fantástica. Perdona que te deje, pero va a comenzar el partido del Arsenal y no quiero perderme algún gol de Alexis.

M: Ya. Entonces me iré a peinar mi pluma enrulada.

NOTA: el himno del club deportivo Universidad de Chile fue compuesto por un verdadero “romántico viajero”, el músico y arquitecto don JULIO CORDERO VALLEJOS (1911-2010), durante un viaje universitario a Antofagasta a bordo del vapor “Reina del Pacífico” en 1933. Interpretado oficialmente por primera vez el 15 de agosto de 1940 en el clásico universitario con la Universidad Católica, ganando la U 3 x 2.  

Cuando me encontré con la realeza británica…

Cuando era escolar ya consideraba que el inglés era importante para el desarrollo futuro de un médico, pues a temprana edad había perfectamente definido mi interés por abrazar esta profesión. Y solicité a mis padres que me matricularan en el Instituto Chileno Británico de Cultura en Santiago. Prefería ese inglés bien hablado, correctamente pronunciado, con giros idiomáticos elegantes y poéticos…claro que hasta ese momento no conocía tales detalles, pero después los confirmé satisfactoriamente y con mucho agrado. Y siempre fui más britanófilo que pro-yankee, tal vez por la admiración declarada por la cultura europea. Sigue leyendo

Las incoherentes aventuras de Alicia en el país de las maravillas…

conejo-blancoCon esto de la lectura fácil a través de los ebooks, tal como mencionáramos hace algún tiempo, uno se ve tentado de acceder a textos clásicos que, o nunca leímos, o gozamos con su lectura en tiempos remotos y quisiéramos volver a leer. Es lo que me ha pasado ahora con Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll. Nunca tuve oportunidad de leer el cuento, pero sí disfruté de la película de dibujos animados realizada por Walt Disney en 1953, donde incluye las incidencias de la continuación del libro, A través del Espejo y lo que Alicia encontró allí. También pude ver la película de Tim Burton de 2010 con Mia Wasikowska, Johnny Depp y Helena Bohnham Carter.

Todos conocemos más o menos el argumento del cuento, pero leerlo en su versión completa resulta una experiencia diferente, ya que todo se entremezcla y no es fácil seguir la trama. Cada episodio tiene un fondo incomprensible y los personajes divagan en medio de charlas que parecen no llevar a ninguna parte. La sorpresa e incredulidad de Alicia al interactuar con ellos es también la que sentí como espectador ausente (o lector).  Si los motivos que llevaron a Carroll, que entre paréntesis era un pseudónimo de Charles Lutwidge Dodgson, diácono anglicano matemático, lógico y fotógrafo del siglo XIX en Inglaterra, fueron solamente componer un cuento divertido para la niña Alice Lidell  que él quería de manera especial, vaya si lo logró.

sombrereroFue en 1851 que se trasladó a la Universidad de Oxford, al college Christ Church donde había estado su padre, llegando a ser un brillante profesor de matemáticas y fotógrafo, aceptando la carrera religiosa en el grado de diácono. En 1856 un nuevo deán, Henry Lidell, llegó trayendo con él a su joven esposa y a sus hijas, que tendrían un importante papel en la vida de Carroll. Una gran amistad con la madre y con las tres hijas, Lorina, Alice y Edith, se estableció de manera gradual, pero sólida. Solían salir de picnic en bote por el río Támesis, muchas veces acompañados por su amigo el reverendo Robinson Duckworth.

En una de estas excursiones, concretamente el 4 de Julio de 1862, Carroll inprovisó el argumento su exitoso libro para entretener a las niñas Lidell, entusiasmando especialmente a Alicia, quien después del paseo le pidió que escribiera el cuento, pues ella deseaba tener un testimonio de aquel interesante relato. Lo hizo ese mismo día, quedándose hasta altas horas de la noche para no olvidar nada y poder corregir y mejorar el cuento. El se lo obsequió en la siguiente Navidad.

Actualmente sólo se conservan 23 ejemplares de la primera edición de 1865, con ilustraciones de John Tenniel. En 1998 uno de estos fue rematado en 1,5 millones de dólares, constituyendo un récord para un libro infantil.

El tema es delirante, toda vez que Alicia cae en un mundo donde existen criaturas normales, pero de comportamiento absurdo y seres fantásticos que son aún menos razonablemente comprensibles. Algunas situaciones del cuento han hecho pensar que Carroll tenía experiencia con drogas alucinógenas, como el hongo Amanita muscaria que puede explicar la micropsia y macropsia de Alicia cuando ingiere trozos de la seta de la Oruga Azul, que probablemente fumaba algún tipo de hachís.

Cierto grado de misterio intrigante parece desprenderse de estas aventuras de la inocente Alicia. Muchos han tratado de ver en los textos mensajes subliminales del autor y otros han gastado su tiempo haciendo interpretaciones casi proféticas de los planteamientos de algunos personajes, como es el caso del fabuloso gato de Cheshire que tenía la propiedad de desaparecer y reaparecer por partes.

En todo caso, este cuento fue un éxito comercial indiscutible para Lewis Carroll y lo transportó a la historia, anticipándose en más de un siglo al realismo mágico y la literatura del absurdo. Y ni qué decir cómo ha influenciado un sinnúmero de manifestaciones culturales y artísticas. una ópera de Federico Ibarra en 1995, video clips de músicos tan trascendentes como Los Beatles, Neil Sedaka, Bon Dylan y muchos otros. Hasta Salvador Dalí en 1969 realizó una serie de 13 ilustraciones basadas en el cuento.  En junio del 2012 se inauguró, en Hamburgo la muestra Alicia en el maravilloso país del arte (Alice im Wunderland der Kunst), una exposición proveniente de Londres que rindió homenaje a los 150 años de historia del arte (esculturas, pinturas, ilustraciones de libros, fotografías, dibujos, películas e instalaciones) que, desde mediados del siglo XIX, se desarrollara en torno a esta obra y sus personajes. Y ni hablar de la gran cantidad de piezas teatrales, pantomimas, animés, videojuegos, ballets, musicales, dibujos animados….que ha inspirado a lo largo de los años.

Todo un logro artístico. La genialidad en el absurdo. Lewis Carroll fue mucho más sagaz, inteligente y exitoso que muchos otros que hicieron gala de merecer mayores méritos, pero ser capaces de conseguirlo en la misma magnitud.

 

Sacerdocio[editar]

 

 

 

El “medio pollo”.

k3128064

Esta expresión, tan común en nuestro lenguaje cotidiano, se refiere nada más ni nada menos que a hacer un trabajo remunerado que le corresponde a otro, por la mitad del honorario. Esta forma de hacer las cosas fue frecuente en mis años de juventud como interno de medicina. Había que ganarse algunos pesitos para los gastos inherentes a la vida de un sujeto ya mayor, 23 años, pero dependiente aún de la tutela paterna. No era posible estar pidiendo dinero a mamá o papá para ir al cine con la polola o salir a pasear los fines de semana que dejaba libre el estudio.  De ninguna manera. Y ahí uno recurría a los amigos. Sigue leyendo

¡Grande la Roja! ¡Lo hicieron otra vez!

la_roja

El domingo 26 de Junio de 2016 será recordado siempre por toda la afición futbolera de Chile. Y podría decir que también  de Argentina.  Un hito en la historia del fútbol chileno acababa de tener lugar: se ganó por dos veces consecutivas una Copa América. Y en un año. Eso confirma, de alguna manera, la solidez del cuadro chileno, el buen juego alcanzado por la oncena nacional, la validez de sus argumentos en la cancha.  Sigue leyendo

Ciro, el primer mesías.

Ciro el Grande

Nombre de origen persa que se escribe igual en Español, Aragonés, Gallego, Italiano y Portugués. Significa “gran señor, gran rey, sol” y probablemente deriva del persa antiguo “khuru” o trono. Y efectivamente correspondió al gran emperador persa del siglo VI AC (559-529) que llegó a gobernar el más grande imperio de la Antigüedad, el Aqueménida, que se extendía 3.220 km por la meseta de Irán, Asiria, el imperio babilónico y Lidia. Y tengo el orgullo de llevar este nombre. Sigue leyendo

Mi Copa América.

IMG_20150702_205520292 (2)

Claro que en esos tiempos se llamaba solamente Campeonato Sudamericano de Fútbol. Y a veces no participaban todos los países. Yo viví a los 10 años  muy de cerca aquel campeonato de 1955 con final entre Chile y Argentina. Estadio Nacional de Santiago, lleno hasta las banderas, grandes espectativas de ganar la copa… Sigue leyendo