Tarot: una ayuda para el crecimiento interior.

La incógnita del futuro siempre ha significado un gran desafío para la humanidad. Desde los tiempos más remotos se ha intentado escudriñar en los misterios del porvenir a través de los más diversos métodos. Chamanes, druidas, oráculos, sumos sacerdotes, profetas, magos y visionarios se han atrevido a creer que son capaces de poder descorrer el velo del futuro. En todas la épocas, en todos los lugares habitados, en todas las culturas. La primacía de la Iglesia y el catolicismo, a partir de la conversión de Constantino en el el siglo IV, trajo como consecuencia  la condena paulatina de todas la manifestaciones que se apartaran del dogma y el credo cristiano.  Entre ellas el poder de la adivinación de un futuro que sólo pertenecía a Dios y a sus representantes. Muchos de ellos cayeron bajo las acusaciones de herejes o brujos en medio de guerras religiosas o a consecuencia de intolerantes fanatismos .

Pero siempre siguieron existiendo subterráneamente, en la clandestinidad, sectas o movimientos filosóficos que mantuvieron el pensamiento esotérico y crearon claves para el conocimiento mutuo y ocultación de sus actividades. Se dice que una de estas herramientas secretas para divulgación de ciertos principios adivinatorios, fue la baraja o juego de naipes, heredera de los más clásicos principios del ocultismo y cuya introducción en Europa pudiera estar relacionada con un juego de figuras existente en la China y que fuera traído por Marco Polo hacia Venecia, en el siglo XIV. Las cartas numéricas y de las figuras cortesanas parecen ser de procedencia islámica e introducidas a través de España, de ahí que aparecen algunas menciones a “las cartas sarracenas” al referirse a ellas y tal vez por eso a la baraja criolla se la conoce como “baraja española”.

El Tarot más famoso de los que se conserva es el de Visconti-Sforza, preciosa pieza de museo diseñada y decorada por artistas renacentistas en el siglo XV. Regalo de bodas para Francesco Sforza y Bianca Maria Visconti, duques de Milán.  en 1441. Después de la creación de la imprenta en 1450 ya nadie pudo impedir que se imprimieran numerosos ejemplares de barajas de cartas, antepasados de los tarocchi italianos, como el de Marsella, versión provenzal de gran popularidad.  Después aparecieron otros Tarot más modernos, como los empleados hoy en día, desarrollados en los siglos XVIII y XIX por estudiosos de las ciencias ocultas tan influyentes como Court de Gebelin, Eteilla, Estanislas de Guaita, Eliphas Levy, Papus, Wirth y Waite, entre otros. El mazo de Rider-Waite, publicado en Londres en 1910, es uno de las más requeridos con un simbolismo explícito expresado en las cartas de palo que ayuda mucho a la correcta interpretación de los arquetipos clásicos.

No pretendo en este blog extenderme sobre la historia y los fundamentos del Tarot, que es posible encontrarlos extensamente presentados en Wikipedia y muy numerosas páginas referidas a este tema. Solamente hacer una referencia sugestiva respecto a la utilidad que he encontrado en el estudio del Tarot, el cual abordara hace ya 10 años. He encontrado en estas cartas una maravillosa forma de conocerme a mí mismo y ayudar a otros a encontrar soluciones a problemas puntuales o a superar estados de confusión respecto a diferentes aspectos de sus vidas. He ido recolectando casos admirables, en los cuales ni yo tengo una explicación muy clara de por qué las cartas entregan un mensaje tan claro referente a sus consultas y por qué los consultantes las escogen precisamente así para encontrar este mensaje.

Juego o no, pasa a ser un elemento tan bien diseñado que es capaz de entregar este tipo de respuestas y que un tarotista entrenado, con la suficiente experiencia, sensibilidad  interpretativa, imaginación e intuición, puede leer el mensaje oculto. A mí me ha pasado. Después de leer una tirada de cartas me han informado que todo ocurrió tal cual aparecía en esa ocasión, o bien, si la persona es conocida, las decisiones que tomó de acuerdo al Tarot le produjeron un beneficio indudable. Como fue el caso de una colaboradora que quería tener un hijo y había fracasado en varias oportunidades, incluidos dos intentos de fertilización “in vitro”. Quería saber si valía la pena insistir con un tercer intento, método oneroso que significaba un sacrificio importante para la pareja.  El Tarot dijo SI, y quedó embarazada, teniendo a los 9 meses una encantadora criatura ¿Solamente casualidad?

No he realizado lecturas más allá del ámbito familiar, de amistades o compañeros de trabajo. Sin embargo, periódicamente me buscan, por referencias de conocidos, para una consulta. A veces accedo, otras me niego, sobre todo si es por cuestiones de salud. Tengo temor de encontrarme con mensajes pesimistas que podrían afectar al consultante y no puedo engañar al Tarot. No sería ético.

Deseo seguir explorando nuevas formas de empleo del Tarot. Por ejemplo, una a distancia y anónima que podría ser de mucha utilidad personal y muy privada. He desarrollado dos pequeños sistemas de consulta que se pueden llevar a cabo por internet y que me gustaría poner a disposición de mis lectores sin costo alguno. Solamente para interactuar, para poner a prueba a las cartas, para pasar un buen momento, pero sin descuidar la seriedad del trato y del sentido del mensaje entregado por ellas.

Elección de la tirada de 5 cartas: sencillo, relaciona muy bien aspectos del pasado, contrarios o dificultades, favorables, futuro y posible resultado.  Método 1. El mazo se revuelve y corta tres veces con la mano izquierda. Se sacarán las 5 primeras cartas del mazo y se pide al consultante que ordene los números del 1 al 5 en la forma que desee (por ejemplo 1-4-5-3-2). La lectura se hará en el orden indicado, colocando las cartas escogidas de izquierda a derecha.  Método 2. Se revuelve el mazo y corta en tres partes con la mano izquierda, ordenando luego las 78 cartas en 7 filas de 10 cartas y una de 8 cartas, asignando a cada ubicación un número del 1 al 78. Se solicita al consultante que escoja 5 números entre el 1 y el 78, y los mencione en el orden que desee. Se extrae la carta ubicada en esa posición y se prepara la lectura de la forma ya indicada.

Invito a los interesados a enviar su pregunta (un aspecto concreto a contestar) al correo clintarot@gmail.com con un pseudónimo, indicando edad y sexo. Mencionar el método de lectura de su preferencia y un email adonde enviar la respuesta.

El Tarot es un juego. Pero un juego misterioso, serio y sorprendente, a veces insólito, a veces increíble, siempre entretenido.

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s