Viterbo…al estilo de Rick Steves.

europe-back-door

Rick es un incansable consejero de viajes a través de todo el mundo. Pero recuerdo de él un libro que adquirí por Internet y empleara hace algunos años en un viaje a Europa. El consejo de Rick era visitar algunos lugares de indudable interés, pero más retirados de los circuitos habituales, evitando así la congestión turística y poder disfrutar a plenitud  las bondades del lugar escogido. Se llamaba “Europa…por la puerta trasera”.

dsc06318Y en un nuevo viaje, esta vez a Italia, pude apreciar cabalmente el gran sentido de sus consejos. Florencia y Roma estaban atestados de turistas y casi no era posible poder compartir con miles de personas las perspectivas de una buena fotografía o la tranquila contemplación de un monumento. Y llega un momento que uno se cansa de los empellones y de los tumultos, soñando con poder extasiarse a solas frente a una fuente o fachada monumental. Ni las iglesias se libran de esta invasión inclemente, aunque muchas sean pagadas hoy, menos los museos y los llamados “imperdibles” de cada ciudad.

p1010243Claro que la queja resulta un poco cínica, toda vez que nosotros mismos estamos en este baile y contribuimos con nuestra presencia a aumentar la congestión. Pero hay alternativas y la sugerencia de Rick resulta p1010248interesante si uno le presta un poco de atención. Y fue lo que hicimos mientras estuvimos en Roma. Buscamos una ciudad de importancia histórica y de buena conservación de su carácter medieval, que estuviera fuera de los circuitos habituales y que pudiera ser visitada en un paseo por el día. Y descubrimos Viterbo, a una hora de Roma en económicos y confortables trenes. Y fue una elección atinada. Estábamos alojados en la Via Catone, cerca de la Piazza del Risorgimento, a pocas cuadras del Vaticano y de la estación de metro Ottaviano. De aquí dos estaciones hasta Valle Aurelia y el tren a Viterbo. Muy sencillo y económico.

p1010251Viterbo, joya de la Región de Tuscia, es una ciudad amurallada que conserva su perímetro casi indemne. Cerca de la estación de tren, entramos por la Puerta Romana. Siguiendo la Via Garibaldi, pronto p1010264encontramos la Fontana Grande, hermosa fuente medieval, construida en 1212. A través de la Via Cavour, desembocamos en la Piazza del Prebiscito, hermosa e histórica explanada del siglo XIII donde encontramos el palazzo del Priori y el del Podestá, con su hermosa torre del reloj. Bajando más allá, encontramos la hermosa iglesia de San Giovanni Battista con su campanario bicolor, el monumento a los paracaidistas y el templete a Santa María de la Peste, pequeña capilla circular construida a fines del siglo XV para agradecer el fin de la peste negra.

dsc06329Subiendo a un pequeña colina llegamos al hermoso covento de la Santísima Trinidad, construido en el siglo XIII por eremitas agustinos. Como era un día húmedo, con lloviznas, nos refugiamos en el restaurante El Molino, excelente y añoso establecimiento instalado en p1010287un antiguo molino medieval. Después, escalando por viejos peldaños de piedra, llegamos a la plaza del Duomo, San Lázaro, al costado del Palacio Papal.   Viterbo se mantuvo como sede papal durante 24 años, desde 1257 hasta 1281. La elección de Gregorio X fue el cónclave más largo de la historia de la Iglesia, pues duró 34 meses.

p1010259La festividad de santa Rosa de Viterbo es patrimonio de la Humanidad. El evento se celebra en dos momentos distintos: por la tarde del 2 de septiembre tiene lugar el desfile del Cortejo Histórico, con la reliquia del p1010284corazón de la Santa transportado durante la procesión; por la noche del 3 de septiembre se evoca el transporte de la Máquina de Santa Rosa, estructura iluminada de 30 metros de altura y 5 toneladas de peso, que es transportada en los hombros de cien hombres robustos, llamados “Facchini de Santa Rosa”, a lo largo de un recorrido que mide poco más de un kilómetro en medio de la muchedumbre. Cada cinco años se sustituye la Máquina.

Regresamos hacia la periferia a través de callejuelas estrechas, pasando por la fontana de la Morte y el barrio de San Pellegrino, lo más típico de la ciudad antigua.

Rick tenía razón. Descubrimos una ciudad casi congelada en el tiempo, llena de sorpresas y libre de turistas. Les dejo algunas de nuestras fotografías.p1010277dsc06334

 

 

 

 

 

 

 

p1010268

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s