Sevilla: embriagante como el vino…

Sevilla, la perla del Guadalquivir, plena de historia y de culturas mezcladas y cambiantes, puerta de entrada de los productos y riquezas venidas de más allá del Atlántico, cuna de aventuras, lances, toros, inspiración de poetas y músicos. Tierra andaluza plena de contrastes y buenas gentes, aceitunas, pueblos blancos y un litoral de ensueño. La puntualidad no es precisamente una virtud andaluza y quizás de ahí heredamos esa condición, ya que nuestra manera de medir el tiempo es bastantre laxa.

Una atmósfera romántica romántica rodea a esta ciudad y ha convertido a sus callejas y rincones en locaciones que avivaron la imaginación de poetas y músicos. El Burlador de Sevilla, de Tirso de Molina y después Don Juan Tenorio, de José Zorrilla, la misma ópera Don Giovanni, de Mozart, Carmen, de Bizet…algunos episodios del capitán Alatriste, de Pérez-Reverte…en fin.

Recuerdo que llegamos a Sevilla un verano en nuestro RENAULT SCENIC petrolero arrendado, 22 km por litro, procedentes de Mérida. Buscamos el hostal que teníamos reservado que estaba cerca de los Reales Alcázares, después supimos, pero que al comienzo nos hizo entrar a la ciudad vieja o Barrio de Santa Cruz. Adentrarse por sus estrechas calles es toda una aventura ya que éstas van paulatinamente estrechándose hasta que apenas si cabe el auto. No era posible retroceder y tampoco prudente seguir avanzando. Así es que paramos en un almacén tradicional, de esos de pueblo, atendido por su propio dueño, muy típico español. Pedimos ayuda, con tan buena suerte que justo estaba allí un muchacho estafeta  en su moto y él se ofreció sacarnos del atolladero. En un dos por tres estuvimos fuera y en la avenida principal. Y dimos con el hostal.

Hay mucho que ver en Sevilla.Muy antiguo, con el mítico reino de Tartesos, con influencia fenicia y después griega, cultura ibera que sucumbió ante los romanos, después los visigodos y más tarde los árabes que estuvieron 500 años hasta la Reconquista  que en el siglo XIII recuperó estas tierras, el siglo XVI o de oro, la monarquía borbónica…gran historia. Pero hay que empezar la visita  por la catedral. Primero mezquita y luego cristiana. El minarete del muecín derivaría en la Torre de la Giralda, verdadero símbolo sevillano. Terminado en 1198 fue remodelado cuando la gran mezquita fue convertida en catedral cristiana en 1401, construyendo en el siglo XVI un campanario renacentista coronado por una veleta de bronce que representa la fe, el Giraldillo, que da el nombra a la torre. El santuario musulmán estaba configurado también por el hermoso patio de los naranjos. Esta construcción catedralicia es la más grande de Europa y aquí se alberga la llamada tumba de Colón.

Los Reales Alcázares son la siguiente elección. Estos palaciegos aposentos fueron creados por el rey Pedro I en 1364 dentro de los palacios almohades de la ciudad. Para ello hizo traer de Granada y Toledo a los mejores artesanos que construyeron un maravilloso conjunto mudéjar de patios y salones. Reyes posteriores hicieron sus aportes y lo ampliaron. Está adosado a unos impresionantes jardines que son un delicioso refugio para aislarse del calor y bullicio de la ciudad.

Recorrer el Parque de María Luisa es una aventura en sí mismo. Fue la princesa María Luisa de Orleans la que donara a la ciudad estos terrenos pertenecientes al palacio de San Telmo en 1893, de ahí su nombre. La gran Exposición Iberoamericana de 1929  se instaló en este lugar con los diversos pabellones que representaron a los países. El de Chile hoy es la Escuela de Artes Aplicadas. La Plaza de España es su centro neurálgico más monumental.

La universidad de Sevilla se encuentra emplazada en la antigua fábrica de tabacos. Las tres cuartas partes de los puros que se fumaban en Europa salían de esta casa. Unas 3.000 cigarreras los liaban en sus muslos y tenían fama de coquetas. Una de ellas es la famosa figura de Carmen, la cigarrera, inmortalizada en la figura de la heroína protagonista de la obra del escritor francés Prospère Merimée y que inspirara a Georges Bizet en 1875 para componer su eterna ópera. Una estatua de bronce ubicada en el paseo Colón, frente a La Maestranza, nos recuerda su idealizada memoria.

La plaza de toros de La Maestranza es una de las más afamadas. Acá se expone la cabeza de Islero, el miura que mató a Manolete esa tarde funesta de 1947 en la plaza de Linares. A pesar que no soy partidario de las corridas con maltrato animal, visitar este centro pudo tener un interés para conocer cómo se monta una corrida y toda la parafernalia que la rodea.

En la Sevilla moderna destaca el puente del Alamillo, una estructura semejante a un arpa gigante que soporta la plataforma con sus cables orientados a la manera de este instrumento de cuerdas. Hay versiones semejantes en algunos viaductos que imitan esta disposición, como en Santiago y en Puerto Madero en Buenos Aires.

Para proseguir el viaje con buenaventura hay que  encomendarse a la Virgen de la Esperanza Macarena, o simplemente, la Macarena, en su basílica. Bella y pequeña  imagen que sale en peregrinación hacia la Catedral cada Semana Santa en la madrugada del viernes, rodeada de penitentes, dando la imagen más tradicional de esta celebración en Sevilla.

Comer ricos empolvados de las monjitas de claustro, ir a tomar un té al lujoso y hermoso hotel 5 estrellas Alfonso XIII, simplemente caminar por la calles del casco antiguo, hacen de la estadía en Sevilla una imborrable experiencia. Pasear por el Guadalquivir en el ocaso con la Torre de Oro brillando con el sol poniente o asistir a un tablao del flamenco más auténtico en Triana, la otra ribera, completan el cuadro.

¡Olé Sevilla!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s