Temporada de volcanes…

erupción 4Entre todas las experiencias impresionantes de vida que he podido tener durante mi existencia, hay una que nunca imaginé que podría presentarse: estar viviendo en las cercanías de un volcán que hace erupción. Claro, estas situaciones ocurren con una latencia que supera, a veces, la duración de generaciones. Y por eso se desarrollan las comunidades alrededor de estos traidores custodios de la energía del interior del planeta.  Y que se ven en la necesidad de vaciarse periódicamente, causando los correspondientes estragos en la naturaleza y en la vida humana que ha osado desafiarlos. 

erupción 7Ya hemos comentado las vivencias relacionadas con el mal genio de Rucapillán (Villarrica), nuestro vecino de Pucón. Tan amable las más de las veces, acogiendo a turistas de todo el orbe y brindando oportunidad de realizar el blanco deporte del ski en medio de araucarias y mirando el lago majestuoso a la distancia. Una postal pocas veces lograda en cualquier parte del planeta y aquí presente en el convivir de cada día. Y quizás por eso mal apreciada muchas veces. Bueno, todo eso se rompe de repente cuando el demiurgo se encabrita y vomita su candente interior, sin guardar respeto alguno por nuestras inversiones, modos de vida y amabilidad en la convivencia. Pero ellos tienen razón, están ahí desde los tiempos primigenios, son los arquitectos y constructores del paisaje, fuimos  nosotros quienes  llegamos a invadir sus dominios y por eso, de tarde en tarde, reavivan su orgullo para advertirnos que aún son los legítimos amos del lugar.

erupción 9Rucapillán sigue en compás de espera, todas las noches lo miramos y vemos que Vulcano todavía tiene la fragua encendida en su cima. De día emite una fumarola más o menos densa, pero no de alarma. Los informes de Sernageomín siguen insistiendo de la alerta naranja que quiere decir riesgo de erupción en horas o días, de acuerdo con la actividad sísmica registrada en el interior del edificio volcánico.

Pero no fue el vecino quien nos ha hecho más daño. Sino un primo cercano que vive a los pies del Reloncaví: el volcán Calbuco. Dormido por más de 40 años se le ocurrió despertar sin previo aviso, con una sorpresa escalofriante de magnitud superior a todas las de su historia reciente. El tipo de erupción estromboliana de espectaculares dimensiones ha sido capaz de afectar varias regiones del sur de Chile y de Argentina, recordando la del macizo El Caulle, en Puyehue el 2008-9, que afectó de manera gravitante a la hermosa localidad de Villa La Angostura. Los vientos suelen correr hacia el este, por eso los argentinos sufren siempre más que los chilenos cuando erupciona un volcán en nuestro territorio, ubicados  siempre en la frontera o muy cerca de ella.IMG_26615537646709

Ahora un frente de buen tiempo, con vientos desde el sur, arrojó las cenizas hacia el norte de nuestro propio país, llegando fuerte a localidades como Pucón, Curarrehue, Coñaripe. Y mucho más allá, como Concepción, Chillán y hasta Santiago mismo. El tiempo ha estado inusualmente estable en el sur de Chile, con escasas lluvias, mucho sol y elevadas temperaturas. Por eso, afortunadamente, los volcanes han presentado en esta temposada muy escasa nieve, aparte de los glaciares milenarios. Y eso ha contribuido a mitigar esta vez  las consecuencias de las erupciones, que suelen dar origen a lahares (avalanchas) muy destructivos y peligrosos por el derretimiento de las nieves, cuando aquéllas ocurren en invierno o primavera.

IMG_20150423_132103438En Pucón, el día 23 de Abril de 2015 no amaneció. A las 9 y media de la mañana había oscuridad completa. Mis luminarias de patio, con sensores de luz, permanecían encendidas como en la noche ¿Dónde estaba el sol? No teníamos error en nuestros relojes. Un sentimiento de angustia comenzó a gestarse en nosotros ante esta situación tan anómala, tan sorprendente, inesperada. Salimos a la terraza y nos dimos cuenta que todo el jardín estaba de color gris, cubierto de una ceniza que no paraba de caer como si fuera una nevazón. Esa noche el Villarrica había emitido algunas explosiones que sentimos en la noche y temimos que fuera él que había cambiado su proceder. Y ahora nos estuviera tirando cenizas. Pero no, era el Calbuco, cuya pluma recorrió rápidamente los 300 kilómetros de distancia para caer en estos parajes, afectando, de paso, a Junín de Los Andes al otro lado de la frontera. El fenómeno perduró hasta pasado el mediodía del día 24, dejando un paisaje gris y monótono. El cambio de los vientos, hacia el sur, fue despejando la atmósfera y nos permitió retomar nuestro ritmo de vida y dejar a un lado las mascarillas. Y ahora, tratar de recoger el polvillo, muy fino, como harina, que penetró por todos los rincones dejando la casa y los muebles cubiertos de una fina capa de polvo imposible de evitar. Tendremos tarea para rato para recuperar el aspecto de nuestros vivienda y jardín tal como estaba antes. Y rogar que no se repita.

IMG_20150424_185002555El Calbuco, con sus 2015 metros de altura, es un volcán descabezado, traicionero y violento. Esta erupción tendrá graves consecuencias en una zona turística por antonomasia, una de las más bellas de Chile, y de las más ricas, con industrias de la leche, queso y carnes de calidad reconocida. El pueblo de Ensenada, que había logrado un desarrollo urbano satisfactorio, está casi borrado del mapa. Muchos empresarios ganaderos se verán gravemente afectados y gran número de residentes permanentes verán dañadas sus viviendas y arrasados sus predios y pequeños rebaños de ovejas, cabras, vacunos y caballares. Gente sencilla, campesinos, que no tienen capacidad económica para levantarse y empezar de nuevo, menos en un terreno que quedará modificado por la ceniza y el barro, imposible de recuperar. Unos 20 años puede demorarse una pradera para recuperar su vegetación. El ganado sin alimento será sacrificado y todas las pérdidas serán incalculables. Cuántas veces hemos recorrido esos maravillosos parajes que ahora quedarán en el recuerdo y en las postales turísticas.

A nuestros amigos de Puerto Varas, Puerto Octay y Ensenada un ferviente deseo de ánimo y resignación, no de derrota, y que con la ayuda de todos puedan volver a construir ese paraíso, hoy golpeado, pero nunca desaparecido.

IMG-20150422-WA0000

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s