Internet, conocimiento y aprendizaje.

incredulidadEstamos en el Siglo XXI, el siglo de la tecnología aplicada, de la integración global de la humanidad, de las comunicaciones instantáneas y de la revolución digital. y, por supuesto, de la Internet.¿Qué ha significado la aparición de la Internet y su incorporación a nuestras vidas? Toda una revolución, sin dudas.  Irrumpió como un elemento fulminante que echó abajo muchos de los paradigmas existentes hasta esa fecha. Nadie imaginó que cuando ARPA, una agencia del Pentágono, comenzó a desarrollar una red de computadoras como instrumento interno en 1962, y que en 1971 se lograra enviar el primer correo a través de las 23 computadoras interconectadas, se iba a llegar veinte años después al millón de computadoras conectadas a nivel   mundial que se conoció como la WWW (World Wide Web). Y de ahí a la instalación de la interconexión universal al alcance de todos, sólo un paso.

Cayó el paradigma del conocimiento. De todos los conocimientos. En la Internet está, de hecho, todo lo que deseáramos saber…de prácticamente cualquier cosa. Todos los datos, informaciones, métodos, sistemas, lugares, entretención y ocio, apuestas, gráficos, fotografías, videos e incontables etcéteras.

Ninguna enciclopedia impresa actual puede llegar a competir siquiera con la red. Incluso hay una dentro de ella que se va actualizando permanentemente e incorporando nuevos ítemes  (Wikipedia). Practicamente se escribe día a día. La literatura digital ve en aumento progresivo y no parece tan lejano el día en que todo pueda ser leído a través de la pantalla. Ya es posible leer el periódico, algunas novelas gratuitas, ensayos, trabajos de revistas científicas, informes de instituciones, reglamentos…en fin, la lista es extensa y en aumento constante. Los libros best sellers pueden ser adquiridos a muy bajos precios, hay cursos completos de idiomas, cocina, construcción, primeros auxilios, etc, etc, etc…

La internet representa hoy lo que fuera en el siglo XV el advenimiento de la imprenta. Un salto cuántico en la adquisición de la información que lleva al conocimiento. Hasta esa fecha, 1.450, todo el conocimiento docto estaba en poder de unos pocos que sabían leer y escribir. Especialmente vinculados a la Iglesia. En los monasterios se guardaba textos clásicos y los escritos de filósofos, pensadores y teólogos. Había un estricto control del acceso a esos textos que eran replicados por copistas adiestrados que pasaban horas y horas en salas especiales confeccionando los manuscritos. Había un “secuestro del conocimiento”, como decía Ecco. Cada ejemplar tenía un valor incalculable, desde el momento que era escrito a mano, muchas veces decorado con imágenes y vivos colores y encuadernado con esmero. No pocas veces eran obsequiados a la realeza en forma de libros de oración (o de Las Horas), cuando algún príncipe sabía leer y lo aprovechaba él mismo o se hacía leer los textos, cuando era analfabeto. Cosa bastante corriente, no se necesitaba ser muy letrado para dirigir un pueblo. Además, muchas cortes tenían bibliotecas que exhibían como símbolo de erudición.

La imprenta cambió bruscamente este panorama. La impresión de textos mediante tipografías y papel pudo poner a disposición de muchísimos interesados los textos antes ocultos, popularizando el conocimiento existente hasta esa época y facilitando el estudio de los autores clásicos. La limitación al conocimiento ya no estuvo vinculada al acceso a él, sino a la capacidad de comprenderlo (sabiendo leer lo que aparecía escrito). La Iglesia, que controlaba de una manera casi hegemónica la vida espiritual de todos, vio con peligro para el dogma la difusión de textos de contenido religioso que pudiera ser interpretado de diversa manera al oficial, desde el momento que estaba ya a disposición de cualquiera. Cuando Gutemberg imprimió la Biblia dio un paso trascendental para la cultura de Occidente. Y cuando Martin Lutero la tradujo al alemán, ya el tema adquirió características de escándalo.

La internet cambió, igualmente, las bases de la educación y el rol del profesor. La información ya no está en la figura del maestro o catedrático. Cualquier dato que el docente manifieste o trasmita es cotejado casi inmediatamente por el auditorio. Su rol ya no será el de trasmitir datos y análisis elaborados con éstos. No. Ahora deberá ser instructor de las destrezas necesarias para acceder al mundo de los datos, de la información, de cómo obtener el material docente para analizar y luego, aplicar todas las técnicas de motivación para fomentar y desarrollar el autoaprendizaje. La experiencia personal y vivencial del profesor pasará a jugar ahora un rol capital. Eso no estará en otro lugar más que en la persona del docente mismo. Su calidad docente dependerá ahora más que de la cuantía de sus conocimientos teóricos,  como de sus habilidades para entusiasmar a sus educandos y llevarlos por el camino de la búsqueda del crecimiento personal. El interés y la creatividad del alumnado serán fundamentales para lograr los objetivos educacionales y los profesores van a tener que aprender a motivar y guiar estas nuevas y necesarias  condiciones en sus alumnos.

Estamos en la llamada “sociedad de la información”. Cualquier cosa que pasa es casi instantáneamente difundida a través de las redes sociales. Que son posible a través de la Internet. Las nuevas “nubes de datos” almacenarán la información de todos, a modo de gigantes bodegas impersonales, etéreas e ilimitadas.

Ya no bastará saber leer y escribir. Habrá que familiarizarse con toda la tecnología digital que es la que gobernará el mundo en la próxima centuria. Y después…quizás qué vendrá. A lo mejor el desarrollo del poder del pensamiento y la telepatía…¿quién sabe?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s