Brenda Lee: la verdadera princesa del pop.

Hoy hay varias reinas del pop (diminutivo de “popular”) que compiten ferozmente entre ellas por estar en el primer plano de la prensa especializada y en la boca de todos los fanáticos de estos géneros musicales modernos. Y cuál de ellas más estrafalarias, con vestimentas, o desvestimentas, cercanas al mejor de los delirios esquizoides. Es verdad que varias tienen verdaderos méritos para figurar en el firmamento estelar del éxito musical y escénico. Y van adquiriendo denominaciones reales que nada tienen que ver con el verdadero color de su sangre. Pero se van creyendo el cuento y cada nueva realeza que aparece se siente con el derecho de humillar a aquélla que la precedía, aunque para ello tenga que ir mostrando cada vez más superficie corporal independientemente de sus cualidades artísticas.

Pero Brenda Lee fue la verdadera princesa del pop. Hizo bailar a varias generaciones con sus movidos ritmos y su voz de chica country ya a partir de sus 12 años. En 1956 arrasa en las listas con “Jambalaja”. Un poco más tarde el éxito logrado con “Dynamite” le hace ganar el apodo de Miss Little Dynamite,  con el cual se transforma en un ídolo adolescente sin precedentes, en gran parte debido a su voz propia de una cantante madura.

Cuando incorporó a su estilo country una línea más romántica llegó a ser una figura internacional reconocida hasta en Japón. Ganó todos los premios existentes en su época, excepto el Grammy, aunque fue nominada en varias ocasiones. Es una de las cantantes femeninas que más discos ha vendido en la historia de la música. Sus 40 álbumes así lo atestiguan.

La recuerdo aquí porque sus canciones me acompañaron en toda mi vida adolescente. En cuanto malón asistíamos Brenda era una de las invitadas de preferencia que nos hacía bailar al ritmo del rock o acompañaba un tierno “cheek to cheek” con la jovencita que cortejábamos, aprovechándonos discretamente con sus canciones “Sweet nothig” , “All alone am I”, o la fabulosa “I´m sorry”.  Aún hoy sus melodías se escuchan con mucho agrado y las podemos encontrar en las radios actuales, especialmente en esos programas de música sesentera que se han puesto de moda.

“Saltemos el palo de la escoba” fue un clásico. Aún recuerdo cuando con un amigo nos disfrazábamos y hacíamos reir a los dueños de casa adonde estábamos en Osorno y doblábamos “Cuando el barco de mis sueños regrese”, otro imperdible de Brenda.  Yo hacía la parte del solo de saxo. Nos divertíamos mucho y sanamente. Eran otros tiempos, de verdad. De una inocencia juvenil más auténtica y carente de malicia.

Anuncios

Una respuesta a “Brenda Lee: la verdadera princesa del pop.

  1. An outstanding share! I have just forwarded this
    onto a coworker who had been doing a little research on
    this. And he in fact bought me lunch because I discovered it for him.

    .. lol. So allow me to reword this…. Thank YOU for the meal!
    ! But yeah, thanx for spending some time to discuss this subject here on your web page.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s