Tallin: una cajita de sorpresas.

Hasta hace unos dos meses no había escuchado nunca hablar de Tallin. La ciudad capital de Estonia. Un país que también fue ignorado prácticamente en esta parte del mundo, toda vez que perteneció a la URSS y se identificó más con esa nación que con su propia identidad.Después de una historia azarosa, el pueblo estonio recuperó su independencia hace 20 años, luego de la caída del muro de Berlín y el ocaso del bolchevismo. Y poco a poco van recuperando su nacionalidad, tantas veces sometida, tanto a los alemanes, como a suecos y daneses, para más tarde ser invadida y controlada por los zares rusos, quienes hicieron una verdadera rusificación del país, introduciendo lengua y costumbres. Más tarde, después de la Segunda Guerra Mundial, P1100840cayeron bajo la bota soviética, donde se intensificó aún más la asimilación a la cultura rusa, teñida de rojo.

Con ocasión de un crucero por el Báltico llegamos a Tallin. Nos encontramos con una ciudad hermosa, ordenada, limpia, donde hay preservación del centro histórico rodeado por restos de sus murallas medievales y torres de piedra. Me hizo recordar a Carcassonne, pero más pequeñita y más modernizada.

El ambiente que se vive dentro del casco histórico es muy atractivo para el turista. Se trata de recrear un ambiente medieval, especialmente en la plaza del Ayuntamiento, de hermosa torre que sobresale como aguja por sobre los demás tejados, guiando a los paseantes. P1100848Aquí hay restaurantes donde se puede comer comida medieval, conocer artículos empleados en esos tiempos, jugar un poco con los habitantes que se encuentran vestidos a la usanza y fotografiarse con ellos. Todo es muy atractivo, pero sin pesadez, sin hostigamiento al turista, como en otros lugares.

Hoy el país está en la Unión Europea y circula el euro. Pero pudimos observar algunos  signos de pobreza, manifestada por cierta mendicidad callejera y una infraestructura urbana más bien sencilla. El guía nos explicaba que la prolongada dominación rusa ha P1100810provocado un problema social no menor: la mitad de la población sólo habla ruso y mantiene las costumbres de ese pueblo. Están apenas hace 20 años tratando de recuperar el idioma estonio a través de la educación básica. Es bueno P1100769que lo logren. La etnia estonia no es de origen báltico eslavo, sino más bien de migraciones provenientes de Centroeuropa que podrían estar relacionadas con los magyares, de ahí las diferencias en la lengua.

Tallin fue para nosotros una verdadera sorpresa. Agradecemos la visita en el itinerario del crucero y nos pudimos traer valiosos recuerdos que, de otro modo, no tendríamos.

P1100847

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s