Estacionamientos para bicicletas: original solución en Los Andes.

En las ciudades pequeñas, donde el tráfico es más reducido y permite la convivencia menos riesgosa entre diferentes tipos de vehículos, es posible que el desarrollo del parque ciclista pueda llegar a constituir una solución más racional para el transporte de personas. Como sucede en Europa, donde la bicicleta es solución vial preponderante, especialmente en pequeñas localidades. Recuerdo que en Burghausen, Alemania, junto a la frontera con Austria, primorosa localidad con un gran castillo de 12 siglos de antigüedad, casi todo el mundo iba en bicicleta. Incluso el dueño de casa donde estábamos alojados lo hacía para ir al trabajo, sin importar que fuera uno de los altos jefes de Wacker, una industria química notable.Sin embargo, es necesario crear una cultura orientada al empleo racional de la bicicleta. Educar para que los ciclistas se comporten dentro de las normas viales saludables y seguras, y crear conciencia en los conductores de vehículos mayores para respetarlos y darles su espacio en vías urbanas. En este campo falta demasiado en nuestro país. No hay conciencia alguna en ninguno de los dos frentes involucrados.

Para comenzar, se debiera crear una red de ciclovías que vayan por lugares ojalá diferentes a las vías habituales del resto de la movilización. Si bien esto aparece a primera vista como utópico y de elevado costo, no debiera ser así si se planifica adecuadamente la expansión urbana pensando en esta solución a futuro. Lo que hemos visto hasta ahora son soluciones parche, con ciclovías que corren paralelas a las carreteras y dificultan la conducción, tanto de ciclistas como conductores, pues son estrechas y han nacido quitándole espacio a las bermas.

En Temuco conozco una solución interesante a este respecto. Se trazó una ciclovía amplia y con pequeñas áreas de descando aprovechando una vía de ferrocarril abandonada. Pretende unir la ciudad con la localidad de Labranza, al oeste unos 12 kilómetros. Es atractiva, pero muy poco empleada por los ciudadanos, que suelen viajar por otros derroteros. Puede que resulte un tanto desconectada de las rutas reales y aparezca más como una iniciativa de valor turístico o deportivo. Y no es ese el caso generalizado.

Los rotarios de Los Andes, adelantándose a estas proyecciones, han empezado por diseñar un original paradero de bicicletas en el ámbito urbano central, para que los usuarios de estos vehículos puedan dejarlas seguras mientras realizan sus diligencias en el radio céntrico de la ciudad. Los Andes es una comunidad relativamente pequeña y la bicicleta es común como elemento de transporte de trabajadores de todo tipo. Se han instalado más de 200 de estos elementos en diferentes puntos de convocatoria ciudadana masiva, con el apoyo de Codelco Chile División Andina y de la I. Municipalidad. En este blog deseamos destacar la iniciativa de Rotary Club Los Andes y mostrar cómo pequeños, pero originales y útiles aportes, pueden mejorar la infraestructura urbana para asistir a los usuarios de bicicletas y evitar que sean amarradas a los árboles de ornato, postes de alumbrado y otras estructuras destinadas a otros fines.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s