Lo antiguo sí tiene valor…

Regresaba desde Temuco el jueves 4 de Marzo, cuando logré estar seguro que la carretera no estaba interrumpida y me hubiera aprovisionado de suficiente combustible para llegar hasta Los Andes, evitando congestión en bencineras y resistiendo un camino más largo por desvíos en la ruta. A así lo hice, partí con la esperanza de llegar no demasiado tarde, pero al final fueron 15 horas de viaje con plantones de largas horas en dos lugares donde el tránsito era de media vía por destrozos en la autopista. Lo que me llamó la atención, y es el comentario que deseo destacar en esta entrada, es el deterioro del puente Bío Bío poco antes de Los Angeles.

Hasta ese punto, la ruta estaba expedita y auguraba un viaje aparentemente tranquilo. Pero llegando a las proximidades del puente, había desvío obligado hasta Mulchén, entrando a ese pueblito quitado de bulla, donde se veía igualmente secuelas del sismo con murallas maltratadas y más de un montón de escombros a la vera de la calzada. Había que ir hasta Quilaco, al nor-este, por un camino rural de tierra que no estaba en mal estado, pero levantaba una polvareda tal que no se veía a 10 metros del parabrisas, obligando a alejarse del vehículo precedente para poder distinguir el trazado de la ruta.

Al final se llega, por una pequeña cuesta, a un alto donde se domina el valle de Loncopangue y el río, en una visión majestuosa que no hubo mucha oportunidad de admirar por la presión de los que venían detrás, el polvo y las ansias de llegar pronto al otro lado para tener camino asfaltado. Y, cosa notable, había un puente en perfecto estado cruzando el Bío Bío en buena anchura. Bajé, cruzándolo con recelo, pero estaba firme y sin irregularidades. Al otro lado, la carretera que se interna hacia Antuco y que a la izquierda lleva, en 4,5 kilómetros, a Santa Bárbara.

Desconozco la edad del puente Quilaco, pero por su arquitectura parece tener un montón de años. Además, un memorial a ajecutados políticos se encuentra en el acceso norte, lo cual indica que este puente ya estaba en pie en el año 73. Es decir, tiene más de 37 años. En cambio el de la ruta 5 Sur fue destruido o severamente dañado en este terremoto. Y es el mismo terremoto que afectó a ambos. Los 60 kilómetros que los separan no hacen diferencia en la magnitud del evento. La diferencia está, sin dudas, en la calidad de la construcción.

Espero que el nuevo puente se haga con la asesoría de los constructores del de Quilaco, si es que los encuentran.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s