Feminización de la Medicina.

Los comentarios que vienen a continuación sobre este tema no son una postura machista, de ninguna manera. Pero este fenómeno está causando cierto revuelo ya en los círculos académicos y profesionales. Y no es un tema menor, ya que traerá consecuencias insospechadas. Por eso he creído necesario traerlo al tapete de la discusión de este blog, a ver si captura la atención de colegas de ambos sexos que pudieran aportar con sus experiencias y pareceres, siempre bien recibidos.

El título del artículo tiene específicamente que ver con el creciente interés que las mujeres tienen por estudiar Medicina. Y es tal, que han desplazado paulatinamente a los hombres en las aulas de las escuelas de Medicina de todo el mundo. Hay foros ya en España que dedican atención creciente a esta situación, que es comentada igualmente en México, Reino Unido, Argentina. En 2004 una editorial del prestigioso semanario British Medical Journal comenta una entrevista a la Dra. Black, presidenta del Royal College of Physicians, quien declaraba que una excesiva feminización de la profesión médica podría atentar contar el prestigio y la autoridad de la misma profesión ¡Y ese comentario vino de una mujer! Pero ni tanto ni tan poco.

En relación a un trabajo de tesis de Magister en la Universidad Mayor deTemuco, encontramos que nuestro grupo de estudio, el primer año 2009 de la carrera de Medicina, tenía un 65 % de mujeres. Investigamos el tema y encontramos que este fenómeno no era casual: en todas partes está pasando lo mismo. En España ya supera el 70 % en algunas universidades. Lo mismo en México. Pero, ¿es ventajoso realmente que así sea? ¿Favorece a la profesión médica que se polarice hacia el género femenino la actividad de la medicina? ¿Será mejor para los pacientes? ¿Se beneficiará la sociedad como ente global? Hay respuestas controversiales para estas preguntas.

Probablemente algunas especialidades médicas,  clásicamente escogidas por varones, se verían afectadas disminuyendo sus cultores: cirugía vascular, neurocirugía, traumatología, urología. Probablemente aumentaría la cantidad de pediatras, ginecólogos,  psiquiatras y geriatras. Disminuiría la cantidad de médicos dedicados a la investigación, pero aumentaría la de microbiólogos. En fin, habría un nuevo panorama de especialidades. Se piensa que las horas de atención médica se verán afectadas. En efecto, las mujeres solicitan más jornadas parciales, tienden a evitar excesos de turnos de residencia, aumentan las licencias por maternidad, inevitables, y siempre privilegian el cuidado de los hijos y el hogar, responsabilidades no delegables. Por otro lado, se les reconoce ventajas en la calidad de la comunicación con los pacientes, haciendo la práctica médica más humanitaria y cercana al enfermo.

¿Por qué entran más mujeres a estudiar Medicina? Parece que llegan mejor preparadas a las pruebas de selección universitaria. Y de eso no tienen culpa. Los varones se han puesto cada vez más quedados a la hora de estudiar. Los mejores puntajes los logran las chicas y de ahí a optar por Medicina hay un paso. Por otro lado, la profesión médica se ha ido haciendo menos interesante para los mismos varones. Ya el médico no es el que era antes, autoridad social, prestigiado y con posibiliaddes de recibir altos ingresos fuera cual fuere su condición. Columna y sostén de su familia durante toda la vida.  Hoy no, ya el empleador fiscal no constituye una seguridad pecuniaria, los sueldos del Estado para un recién egresado son muy bajos y hay que optar a una especialidad para poder elevar los ingresos. Y obtenerla es largo y caro. Mínimo 10 años de estudio y de alto costo. Eso desmotiva  a muchos varones que ven en otras profesiones tecnológicas y más breves, mejores posibilidades económicas.

Por otro lado, la medicina ha caído un poco en el descrédito, con aumento de los casos de malapráctica, profusamente ventilados ante la opinión pública con o sin razones, alimentando el escándalo mediático que tan buenos dividendos entrega al periodismo y a los licenciados en leyes. Muchos dirán que las buenas prácticas no debieran tener temor, pero nosotros sabemos que la biología no es una ciencia exacta y muchas veces es imposible prever lo que va a suceder. Y los errores son parte de nuestras limitaciones, alimentando la codicia de  los sensacionalistas al acecho, muchas veces antes siquiera que se permita escuchar las explicaciones del caso.

Un punto a considerar también es la conducta feminista en sí misma de la mujer de hoy. En general, se siente con derecho a lograr lo mismo que el varón o sobrepasarlo, como conducta exitosa del género. No se casan ya a edades precoces y deciden permanecer solas hasta terminar los estudios y adquirir una especialidad. Sin tener que mantener un hogar  es más facil lograrlo. La verdad es que ya la juventud no se casa y eso es otra realidad del mundo actual. Menos compromisos, más placer, más hoy, menos futuro. El 65 % de los chilenos nace fuera del matrimonio. Mundo real, como dice Tomás Cox.

¿Quién quiere aportar a este debate que recién comienza?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s