Dinosaurios al otro lado de la loma.

gigantosaurio

Cerca, muy cerca, hay espectaculares fósiles de dinosaurios y vestigios de la época del Cretácico que causan admiración y asombro. Me estoy refiriendo a los museos del El Chocón y de Plaza Huincul, allí en la Provincia del Neuquén, en Argentina, muy cerca de la Región de la Araucanía.He tenido la ocasión de visitar estos lugares, y los restos encontrados de grandes saurios depredadores, prácticamente intactos, constituyen una riqueza arqueológica de primer nivel, comparable a las presentadas en los más prestigiados museos de historia natural del mundo, como en Nueva York o Londres.

dinoEstos fósiles se exponen en museos precarios, modestos, como suele suceder en nuestras naciones y en provincias, donde la riqueza arqueológica o cultural de importancia que allí se encuentra no se compadece con la inversión en infraestructura necesaria para destacarla, lucirla o mostrarla convenientemente. Por eso es admirable el esfuerzo que han realizado en El Chocón, por ejemplo, donde se construyó un ala completa, ampliando el antiguo museo, para poder recibir en propiedad el magnífico Gigantosaurus argentinensis carolinii (Argentinosaurio), enorme monstruo de casi 20 metros de largo, más grande que el Tyrannosaurus rex del hemisferio norte, encontrado en 1995 por un paleontólogo aficionado muy estudioso, Rubén Carolini, en las inmediaciones del lago artificial que originó la represa de El Chocón. Cerca hay museos de sitio bien preservados donde se pueden fotografiar huellas de dinosaurios impresas en el barro fosilizado. Hay una serie muy hermosa que muestra el andar de una hembra y su cría.

En esta zona hay gran riqueza paleontológica, de una época tan lejana como fue el período llamado Cretácico, hace unos 130 millones de años, cuando aún no se formaba la cordillera de los Andes y los huellacontinentes se encontraban a medio camino desde el Africa, de tal suerte que estos animales se movían en un biotopo que llegaba hasta el mar. Este periodo fue el último con los grandes saurios, después comenzará la era de los mamíferos.

La Universidad del Comahue, en la capital provincial de Neuquén, tiene un bonito museo-parque cretácico donde se pueden admirar huevos de dinosaurios, arañas gigantescas petrificadas, partes de esqueletos de variadas especies herbívoras, insectos y fósiles de animales pequeños. Hay una recreación plástica muy bien lograda de la cabeza del Gigantosaurio que realmente impresiona. Este museo está ambientado en una especie de caverna donde se abren ventanas con los nichos ecológicos de diversas especies que habitaban estas tierras en esa época geológica. Mchocon1uy instructivo y digno de visitar.

Pienso que esta manifestación de nuestro pasado debiera ser mejor aprovechada por los estudiantes y colegios de la Araucanía, que en vez de hacer largos viajes de estudio, muchas veces con dudoso aprovechamiento científico y cultural, e incurriendo en elevados gastos de traslado y manutención, podrían visitar estos museos. Se llevarían una verdadera sorpresa, más real que cualquier película de Spielberg.

Vayan, no se arrepentirán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s