El principio de autoridad.

Hoy se votó en el Senado de la República la destitución de un ministro de Estado por graves irregularidades administrativas ocurridas durante su gestión en esa cartera. Para que la acusación tuviera lugar, se contempló un fallo de la Contraloría General de a República donde se denuncia la grave negligencia o alteración del correcto desempeño administrativo allí ocurrida, comprometiendo fondos públicos por una suma con muchísimos ceros, dinero del Estado, es decir, de todos los chilenos. Grave. Feo. Mala imagen de la gesrión gubernamental. Los senadores, constituídos en jueces para estos fines, determinaron que el ministro tenía responsabilidad en estos hechos. Y lo han sancionado. Lo han destituído. Así funciona la democracia.

Es posible que el ministro no haya participado directamente en los hechos aludidos, o que no hubiera tenido toda la información necesaria a mano para mejor resolver, o que el equipo que le tocó en determinadas áreas, ya que probablemente ni siquiera él lo haya escogido cmpletamente, fue inoperante, negligente, ignorante o, incluso, corrupto. Pero alguien tiene que dar la cara, ¿y quién si no es el jefe?

En este país y durante muchos años, todo lo malo que había pasado en las últimas tres décadas en variadas materias, fue atribuído al Gran Jefe: Pinochet. Claro que él mismo había declarado que ni una sola hoja se movía en Chile sin que él lo supiera. Una frase tal vez no muy feliz, porque eso no es posible, pero que traducía la firne convicción que ese líder tenía del “principio de autoridad”, es decir, estar dispuesto a dar la cara por lo que pasaba. Y de hecho así fue, él fue finalmente el responsable ante la Historia de muchas atrocidades ocurridas, aunque seguramente él en persona no estuvo informado al detalle de cómo iban ocurriendo.

Algo un poco diferente ocurrió durante el reinado de Ricardo I, tambiém hubo hechos censurables de corruptelas y negocios brujos, se dirá que no son comparables con los de Derechos Humanos, pero ya estábamos en democracia y la responsabilidad es entonces mayor al estar de frente a toda la Nación que hizo uso de su derecho ciudadano al votar. Sin embargo hubo escamoteos de responsabilidades, muchas de esas irregularidades fueron traspasadas a una ingenua sucesora que hoy tiene que cargar sobre sus hombros las cruces de otros Cristos.

Hay que saber dar la cara. A lo hecho, pecho, se decía antes. Y este ejemplo de la ministra de origen diaguita, como ella se autodefinió, es otro ejemplo de defena corporativa. Todos los correligionarios se esforzarán por salvarle el pellejo político, independientemente si hay análisis profundo o no de los fundamentos de la acusación o del fondo real del problema. Y aunque la prensa del Gobierno a través del diario de la Nación de Chile, 70 % de la propiedad del cual pertenece al Estado, es decir, a todos, manda mensajes al Senado, uno de los poderes del Estado más respetables en democracia, con toques velados de que deben votar “en conciencia” como dando a entender que pudieran ser poco serios en esa materia, el fallo se ajustará a la opinión política que tales irregularidades hubieran despertado en los jueces-senadores. Este ejercicio democrático no debiera transformarse en un pulsar de mayorías, en una competencia de gallitos de poder, sino que debiera enriquecer el diálogo político para ir paulatinamente construyendo una democracia cada vez más sólida.

El “principio de autoridad” es un principio, una piedra fundacional, un valor ético muy sólido mediante el cual nos sentimos responsables de las consecuencias de los actos propios y de los que están bajo nuestra responsabilidad directa. Es la responsabilidad del mando que mencionan los institutos castrenses. Pero esta actitud no es privativa de los uniformados, al contrario, debe emanar como ejemplo natural desde la autoridad política. Que está por encima de ellos.

Eso es lo que esperamos todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s