Tikal: donde los dioses bajaron de las nubes.

Llegar hasta Tikal no es fácil. Al menos no lo es hacerlo con un presupuesto acotado y por propios medios. El lugar es impresionante, uno de los parques arqueológicos más connotados, pero como se encuentra en Guatemala, tiene un encanto especial. La región del lago Petén, Petén Itzá, es muy hermosa, con frondosa jungla, gente amable y sencilla, resulta muy económica. Alguna vez bajo el control de una guerrilla temible, no era posible visitarla. Probablemente fueron años oscuros para los amantes de la arqueología maya, pero ahora está a disposición de todos los aventureros, como nosotros, que se atreven a llegar hasta allí desde México y pasando por Belize, una aventura en sí misma. No me parece de especial atractivo describir las maravillas de Tikal en palabras y fotos que, sin lugar a dudas, no podrían competir con las presentadas en el número de Agosto de 2007 del National Geographic Magazine. Por eso quiero relatar más bien cómo llegamos a Tikal, las anécdotas de un viaje inolvidable, una verdadera aventura en tierras mayas.

Desde Mérida tomamos un bus que nos llevó en un largo viaje hasta Chetumal, cerca de la frontera con Belize. Conseguimos un transporte a esas horas para Belize City, tal vez el último, para pasar las aduanas casi de noche, dejando atrás el estado de Quintana Roo. Era un bus casi rural, con variopinta multitud de pasajeros que subían y bajaban en las paradas que hizo en Belize, transportando las más curiosas mercancías y equipajes, hasta cachos completos de bananas. Muy cansados, nos fuimos a pernoctar a un hotel frente al mar, Chateau Caribbean, en un barrio algo apartado del centro. Este albergue parecía salido de una película de Humphrey Bogart, vestigios de una era colonial inglesa, blanco, con grandes terrazas, mobiliario con lustrosos sofás de cañas y mimbre, maderas nobles. Bueno, todo en Belize es de este tenor, se habla inglés y la población es completamente morocha, se entra al país como por una ventana entrampada en el pasado colonial, con ese desorden multicolor tan extraño a nuestros hábitos, te hace sentir en medio de una película ambientada en el Africa de los años posteriores a la Primera Guerra Mundial. Claro que con los toques de modernismo propios de la vida de hoy, autos, motos, (muchas), TV, celulares, etc.

Salimos de allí a la mañana subsiguiente en un minibus guatemalteco que iba a Flores. De esos antiguos, con el equipaje en el techo, mucho alboroto y chofer simpático. Habíamos reservado desde Chile un hotel cercano a Tikal, al menos eso decían en la agencia turística. Pero el Hotel Camino Real era el más lujoso de la zona, situado en un extremo del lago Petén Itzá, retirado de Flores y a unos 60 km de Tikal. Me acerqué al chofer y le pregunté si sabía de algún transporte que nos pudiera llevar a Tikal al día siguiente. Dijo que él mismo hacía estos viajes y me aseguró que podría pasarnos a recoger al hotel, para llegar al cual había que desviarse unos 5 km de la ruta principal. El viaje nos podría costar unos 20 dólares, lo cual pareció muy razonable.

El día señalado llegó el amable chofer a buscarnos. Era el mismo bus del viaje desde Belize. Subimos y partimos a Tikal. Como no iba nadie más, sólo nosotros dos con mi hijo, pregunté al chofer si los demás pasajeros iban a subirse en algún otro lugar. No señor, me dijo, usted me arrendó el bus antes de ayer. Así es que éramos los dueños de un bus por todo el día con chofer privado ¡por 20 dólares! En el camino había algunos turistas gringos haciendo dedo, les paramos y les cobré 5 dólares a cada uno, eran tres, por el viaje a Tikal. Para ellos era una ganga, sobre todo que no habían podido conseguir otro transporte al parque ese día. A final del día de visita, en la puerta del parque, allí estaba nuestro fiel chofer con su máquina, esperándonos. Al regreso trajimos hasta Flores a un par de simpáticas mochileras argentinas que nos contaron que estaban alojadas en un hotelito en este lado del lago a 1,50 dólares cada una por la noche. Pero sin desayuno…

Tikal es un sitio arqueológico enorme. Un verdadero parque. Con jungla espesa donde es posible ver monos araña, pájaros diversos y a los famosos “pizotes”, un prociónido carnívoro (Nasua narica ) semejante a un coatí de cola larga que también sube a los árboles y te pide comida con todo desenfado. Igualmente es notable contemplar los enormes ejemplares del árbol nacional de Guatemala, la ceiba. Un día es el mínimo que puedes invertir en recorrer las extensas ruinas. Hay que subir a todas las pirámides, desde las cuales puedes observar un panorama sobrecogedor con las cimeras de las otras construcciones asomando por sobre la jungla. Escenas de la “Guerra de las Galaxias” fueron filmadas empleando como escenario de fondo estas pirámides. Causa una emoción muy particular estar en este lugar, hay una corriente mística especial que te invade y te hace pensar por qué los habitantes de la época construyeron este tipo de monumentos, con qué fin, pensando en qué dimensión del conocimiento humano o cósmico, para conmemorar qué acontecimientos. Es un misterio aún no develado.

El Parque nacional Tikal fue creado en mayo de 1955. En octubre de 1979 fue declaardo por la UNESCO “Patrimonio Cultural de la Humanidad”. El área más significativa tiene 16 km2 y su punto neurálgico es la Gran Plaza. Esta cultura se desarrolló por casi 1.600 años entre el 800 AC y el 900 DC, de tal manera que, al igual que los demás sitios mayas, estaban en franca decadencia cuando llegaron los españoles y bajo el influjo de los aztecas de México central. En la plaza, destaca el Templo I o del Gran Jahuar, imagen que grafica al Tikal clásico en casi todas las fotos representativas. Mide 45 metros de altura. El Templo II o de las Máscaras, de 38 metros, cierra la plaza por el oeste. El Templo III o del Gran Sacerdote mide unos 50 metros y está al oeste del Templo II. El Templo IV o de la Serpiente Bicéfala mide 65 metros de altura y es la estriuctura más alta de Tikal; desde la cima de su cestería se obtiene una de las imágenes más sobrecogedoras de todo el parque. El Templo V mide 57 metros y el Templo VI o de las Inscripciones se halla ubicado al extremo sur de la calzada Méndez, conteniendo en su cestería el texto jeroglífico más largo de Tikal.

Como digo, son más de 4.000 las estructuras arqueológicas presentes en Tikal y un día se hace escaso para recorrer lo más significativo. Y verdaderamente agotador. Pero vale la pena haber llegado allí, uno de los lugares que más me ha impresionado y dejado grandes enseñanzas sobre la magnificencia maya.

Después nos fuimos a pernoctar a Flores, un primoroso pueblito que tiene una isla en el lago unida a través de un terraplén en la cual está lo más granado del turismo, la iglesia y los mejores hoteles. El Santana resultó ser una muy buena opción, con terraza con vista al lago, excelente desayuno servido en un café al frente amenizado con una triple marimba de vibrantes sones.

Regresamos en otra agotadora jornada, desde las 6.30 de la mañana, hacia Playa del Carmen. Con las imágenes de Tikal aún frescas en nuestra memoria y el recuerdo de los gratos momentos pasados en el Hotel Camino Real, un lugar de auténtica paz y sana recreación.

Las fotos mostradas aquí son originales tomadas personalmente con una cámara digital Olympus de 1.3 megapixeles.

Anuncios

2 Respuestas a “Tikal: donde los dioses bajaron de las nubes.

  1. estan buenos, falta hacer un giro de toda lña imagen

  2. Oye el viaje desde Mérida es largo, hice casi el mismo viaje que tú pero al revés. Visité Tikal y salí directo a la Riviera Maya, fue impresionante. Has tomado fotos bastante diferentes a los mísmos ángulos que toma la gente, eso es bueno. Estoy por hacer otro viaje pronto a México a visitar más ciudades mayas, encontré en Chetumal museos y menciones de ruinas cercanas que no había encontrado en la web pero no tuve tiempo de visitar.

    buenísimo aporte, saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s