James Bond…¿en Chile?

007.jpgUn nuevo eslabón en la larga saga de este súper agente secreto lo trae a Sudamérica otra vez. Recordemos que ya estuvo en esta parte del mundo cuando luchó contra un maléfico oriental de dentadura de platino sobre el techo del funicular a Pan de Azúcar en Río de Janeiro (Moonraker con Roger Moore como Bond, 1979). Ahora se presume que parte de la acción del film “Quantum of Solace”, la número 22 de la serie, transcurrirá en territorio boliviano, para lo cual se eligió filmar en territorio chileno. Razones habría para esta traslocación ficticia, pero – ¡cuidado! – hay algunas reservas que conviene precisar.

El actor británico Daniel Craig será el mítico agente esta vez y su chica de turno, la modelo y actriz ukraniana Olga Kurylenko. Algunas imágenes de esta espectacular fémina se pueden ver en http://wappy.ws/la-modelo-olga-kurylenko.html. En este film James Bond contrae matrimonio con una novia que será la actriz Gemma Arterton, que interpreta a otra agente secreta, Fields.

El argumento gira en torno a un personaje malvado que apoya el alzamiento de un dictador sudamericano, para controlar los recursos naturales que produce ese país. Ya se ha mencionado que se filmará en el cementerio de Cobija, pequeño puerto de la Región de Antofagasta al sur de Tocopilla, Monumento Nacional en Chile que ha debido autorizar la filmación en este lugar, en el observatorio de Cerro Paranal, al sur de Antofagasta, y en la estación de ferrocarril Baquedano, camino a Calama. Creo que se debe cuidar muy bien que quede claro que se trata de una ficción en territorio boliviano, pero me asalta la duda si se mencionará el nombre de las localidades y escenarios naturales. No podría ser, a mi juicio, ya que se violentaría la soberanía nacional. No puede aparecer en el film el nombre de nada ubicado realmente en territorio chileno. Tanto la estación como el observatorio deberán aparecer con otros nombres, lo mismo el cementerio. Y ni por asomo tomar alguna vista donde aparezca el mar. No vaya a ser cosa de verse mezclado en un conflicto internacional por esta peliculita de James Bond, muy poderoso y atractivo, muy taquillero, galán de arrolladora presencia será, pero sólo producto de la imaginación de Ian Fleming. Y no hay que mezclar las peras con las manzanas, o como dice Arturo Pérez-Reverte, mezclar las ovejas churras con las merinas.

Para mí, el verdadero James Bond seá siempre el actor escocés Sean Connery. El representó a ese invencible agente que deambuló entre los peligros mortales de la guerra fría, luchó con los más pérfidos villanos, empleó la tecnología más original y sofisticada, vistió con elegancia y pulcritud, conquistando de paso a las más bellas y audaces mujeres del planeta. Su afición al té de bergamota, Earl Grey, y a los cócteles patentados por él: tres medidas de Gordon Gin, una de vodka, media de Kina Lillet (un tipo de amargo-bitter suave en base a quinina), batido con hielo y una delgada gran rodaja de limón, servido en una copa de champaña. Tal como aparece en la novela “Casino Royale” de Fleming, de 1953. Después han hecho variaciones, pero el legítimo está en el texto original del novelista.

La primera película de Bond fue en 1962 “Agente 007 contra el Dr. No”, dirigida por Terence Young, con la suiza Ursula Andress, Joseph Wiseman y Jack Lord. Rodada en Jamaica, con bellos parajes tropicales y una estupenda Ursula en la plenitud de su escultural belleza. Connery realizó una tras otra las primeras cinco películas de Bond, identificándose con el personaje, y no siendo superado, según mi parecer, por los buenos actores que le sucedieron en las cintas posteriores. Después hay dos más, entremezcladas con otras versiones del agente secreto más famoso, la última en 1983, “Nunca digas nunca jamás”.

La saga de Bond fue de las mejores del género, esmerada, con grandes actores y recursos de todo tipo. Las bandas sonoras de las películas de Bond aún se escuchan en las radios y son top en los repertorios de artistas consagrados. John Barry es el compositor del “Tema de James Bond” y también compuso varias más de películas de este agente. En “De Rusia con amor” la canción central es cantada por Matt Monro, en “Operación Trueno” es la potente voz de Tom Jones quien se luce en el tema de Barry y Black. En “Vive y deja morir” la compusieron Paul y Linda Mc Cartney, cantada por el grupo Wings. “Goldeneye” fue compuesta por Bono e interpretada por Tina Turner. En “Otro día para morir” es Madonna la autora e intérprete. Pero es la canción de “Goldfinger” de Barry que interpretara Shirley Bassey la que más se recuerda gracias a la brillante puestra en escena de la morena de oro. Lo mismo se puede decir de “Los diamantes son eternos”, con la misma dupla.

James Bond seguirá encantando a muchos y creo que muy pocos han leido las originales novelas de Ian Fleming. Yo mismo, que soy buen lector, no he leído más que unas tres.  Aún me recuerdo que la revista OKEY, la madre de Condorito, allá por los 6o’s, publicaba semanalmente las aventuras de James Bond, cuando era un ilustre desconocido. Dr. NO y varias otras salieron en esas tiras de comics. El Daily Express de Londres empezó con las adaptaciones en comics de las novelas de Fleming en 1957. Casino Royale se publicó en 1958, por Anthony Hern. En 1962 los derechos pasaron al Sunday Times, que siguió publicando las historietas de Bond.

El agente 007 está vigente. Que lo digan los chilenos que verán las filmaciones de algunas escenas en el desierto de Atacama. Y no faltará quien asome sus narices en un ángulo de la cámara. Y del que lo ayude a acomodar su auto…déle, déle, quiébrese no más míster Bond, James Bond.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s