Anticonceptivos y cigarrillo: mezcla altamente explosiva.

El hábito de fumar ya trascendió el tema de la responsabilidad personal. Hoy es un grave problema de salud pública. Los gobiernos han entendido que va a costar millones de dólares, y cada día más, reparar los daños de la salud humana provocados por el cigarrillo. Dineros que serían muy útiles para erradicar enfermedades infecciosas, fabricar vacunas, ayudar a combatir el hambre de millones de niños en Africa, buscar tratamientos para el cáncer, en fin, en mejorar las esperanzas de supervivencia de la raza humana. Algo que el fumador se empeña en impedir, demandando luego ingentes sumas de dinero para tratar de reparar los estragos que les causó el tabaco. Es por eso que los países han ido implementando las medidas que ya conocemos, restringiendo el fumar en espacios públicos y tratando de poner barreras a la contaminación con humo de cigarrillo y proteger al niño y a todos los llamados “fumadores pasivos”, que se ven afectados aún más que los activos.

La mujer ha participado de forma muy activa en el empeoramiento de la situación sanitaria del fumar. Desde hace algunos años, junto con la consolidación de nuevas costumbres feministas, políticas de igualdad de género, competitividad en tareas tradicionalmente varoniles y otras aspiraciones por el estilo, el hábito de fumar ha aumentado en ellas superando a la tasa del varón. Estudios de la Organización Panamericana de la Salud han determinado recientemente que las mujeres chilenas son las más fumadoras del continente. Y más que los hombres. Y esto se ve en todos los rangos etarios, ya desde la adolescencia. Chile tiene también el “privilegio” de ser el país donde los fumadores se inician a más temprana edad. Lamentablemente, somos los campeones de los méritos negativos ¡Vaya orgullo!

Y la asociación de cigarrillo y la mujer tiene más graves consecuencias que las aparentes para el individuo fumador. Porque ella va a comprometer también al nuevo ser que viene en camino. O a la esperanza de nacer. Cierto, el tabaco deteriora la fertilidad y altera los ciclos hormonales. Una pareja que busca un embarazo ve dificultado el éxito de su empeño si son fumadores.

El uso del tabaco durante el ambarazo también expone al feto a graves consecuencias. Aparte de aumentar la frecuencia de abortos, malformaciones de variado tipo y favorecer la hipertensión materna durante la gestación, lo cual puede llevar a la eclampsia y desprendimiento de placenta con muerte fetal, se ha demostrado que los hijos de madres fumadoras tienen un desarrollo neurológico inferior a la edad de 6/7 años y sufren con mayor frecuencia del sindrome de hiperactividad entre los 5-15 años.

Tal vez uno de los puntos que ha despertado más interés y preocupación es la relación encontrada entre el cigarrillo y la muerte súbita de bebés. En efecto, estudios efectuados en la Universidad de California por la Dra. Hillary K. Cohen determinaron una relación directa entre el humo del cigarrillo y la muerte súbita de recién nacidos o bebés de corta edad. Este síndrome es la principal causa de muerte de niños entre 1 mes a 1 año de vida en Estados Unidos. Exponer a los bebés al humo del cigarrillo multiplica los riesgos de muerte súbita y esto sucede cuando los adultos fuman en la misma habitación en que se encuentra el niño.

Analicemos ahora los riesgos de fumar y tomar la píldora u otros medios hormonales de anticoncepción. Todos los anticonceptivos tienen un riesgo bajo de promover fenómenos trombóticos, especialmente en las piernas, flebitis, o incluso accidentes cerebrovasculares o infarto agudo de miocardio. Estos riesgos se multiplican en unas 20 veces si la mujer es fumadora, especialmente si lo hace sobre 15 cigarrillos por día. Esta eventualidad es aún más frecuente cuando la mujer es mayor de 35 años. Muchas mujeres son bastante desaprensivas respecto a esta combinación que es como estar sentadas sobre un barril de pólvora jugando con fuego al lado de la mecha. Lamentablemente las consecuencias son graves, muchas veces fatales o dejando severas secuelas. He podido detectar que tanto médicos como matronas, quienes prescriben y aconsejan a pacientes sobre estos métodos anticonceptivos, muchas veces no advierten sobre los peligros de fumar y consumirlos. Y esto tiene que ver, casi siempre, con la condición de fumadores de estos mismos profesionales. Ya lo comentaba en otra entrada (Tabaquismo y profesión médica). Estudios recientes efectuados en Temuco han demostrado que casi un 40 % de las enfermeras son fumadoras. Si el mismo personal de la salud no contribuye a fomentar el hábito anti-tabáquico y envía señales tan equívocas, poco podremos esperar de los propios pacientes que suelen estar ignorantes de muchos procesos patológicos.

Si pensamos que la educación a nivel escolar es un excelente medio para reforzar conductas higiéncas y saludables, tal como ha sido reconocido por la Organización Mundial de la Salud, respecto al tabaco estamos en una mala posición. En Osorno se ha estudiado el hábito tabáquico de profesores encontrando una sorprendente cifra de 41 % de fumadores entre ellos. Mal ejemplo nuevamente hacia la juventud en edades donde los individuos son más permeables a los cambios: la adolescencia. Y el hábito de fumar se impone muchas veces como signo de liderazgo, identidad y rebeldía, más si está avalado por los mayores que aparecen como líderes imitables: padres y profesores.

Cada día se hace más ostensible la necesidad de volver sobre este punto. La mortalidad de algunas afecciones ligadas al tabaco ha mostrado un incremento alarmante del cáncer epidermoide del pulmón o broncogénico, especialmente en mujeres, llegando a desplazar al mamario en estadísticas norteamericanas, lo cual resulta sorprendente, pero traduce los cambios de hábitos de las mujeres en el mundo de hoy. Y son los países más pobres los más afectados, los más desarrollados ya vienen de vuelta y en ellos las políticas de desmotivación parecen estar teniendo efecto, como sucede en Suecia donde sólo el 17 % de la población fuma, comparado con el 45 % de la población chilena que lo hace.

El tema del cigarrillo y la salud no ha terminado. El debate más serio recién está comenzando.

Anuncios

8 Respuestas a “Anticonceptivos y cigarrillo: mezcla altamente explosiva.

  1. El tabaco contiene muchas sustancias cancerígenas y nocivas para la salud y es el responsable en el desarrollo de enfermedades coronarias, enfermedades respiratorias, varios tipos de cáncer, ataques cerebrales, infertilidad, creo que ya no nos debe sorprender sus consecuencias. Está demostrado que el humo del cigarro es un factor de riesgo en el desarrollo de estas enfermedades que perjudican nuestra salud. Es mejor que pensemos en dejar este vicio mortal que nos puede causar la muerte, busquemos alternativas para dejar de fumar como los parches antitabaco, los chicles y los cigarrillos electrónicos que son muy efectivos.

  2. NO DICE ABSOLUTAMENTE NADA DE LOS RIESGOS CONJUNTAMENTE CON LOS ANTICONCEPTIVOS

    • Como que no? Dice que todos los anticonceptivos orales tienen una baja probabilidad de producir trombosis y que con el cigarro esta probabilidad aumenta 20 veces. Entonces supongamos que la probabilidad de que a una mujer que toma anticonceptivos y no es fumadora, sea 1%, para una fumadora sería un 20%.

      • Lo dice de la misma manera en la que lo puedo decir yo sin haber hecho una investigación previa. No expone pruebas experimentales ni resultados fundamentados.

  3. pero como produce todas esos problemas el tabaco con ACO?

  4. no sabia que la mezcla era mala tratere de dejar el cigarrillo

  5. Yo soy fumadora de 2 Ô 3 cigarros al dia y tomo la pildora tanto riesgo es????

  6. Perdona pero equiparas las políticas de igualdad de género o el incremento de mujeres que desempeñan trabajos tradicionalmente varoniles con “otras sandeces”…??? Consideras una sandez el que la mujer vaya tomando un sitio más justo y equitativo, igualitario… en una sociedad machista y discriminatoria, como ha sido desde siempre? Eso es para ti una sandez? Quién escribe esto? Mínimo un machista innato, un machito de estos que se creen tan superiores a las mujeres, porque así los educaron y son tan burros que no saben ver más allá. Suerte que todo está cambiando. Lo siento pero hasta este punto voy a leer de tu escrito, no me puede interesar nada de lo que puedas decir con esa forma de pensar. A ver si reflexionamos un par de veces antes de escribir según qué “sandeces”. Que te vaya bonito, y suerte, porque con esa mentalidad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s