Minueto veneciano.

img085.jpg

Hoy apareció en las noticias la novedad de Valdivia para este verano. Unas góndolas estilo veneciano que recorren los ríos de la ciudad con acompañamiento musical, tablitas para picar y un aperitivo de la casa. Al fin algo novedoso. Y me recordó nuestra estadía en Venecia, la Serenísima, la perla del Adriático, la poderosa ciudad-estado que abrió la puerta al oriente misterioso, la cuna de Marco Polo.img086.jpgRecorrer Venecia es una aventura inigualable. Cuando uno llega allí parece que estuviera en medio de un libro de fantasía, cuesta convencerse que se ha llegado finalmente a la ciudad de los canales, de los “palazzos” a la orilla del agua, de la mítica Piazza di San Marco, de las góndolas y los escenarios de tanta película donde hemos visto este paisaje casi irreal.

Llegamos a la estación ferroviaria de Santa Lucía, desde donde parte la Lista di Spagna, calle principal de este sector llena de albergues, pequeños hoteles, artistas y entretenciones. Hay un embarcadero para movilizarse por el canal, justo enfrente de la majestuosa iglesia de Santa Maria dei Fiore. El Hotel Florida resultó cómodo y económico, a pasos de la estación, fundamental para cuando uno debe salir hacia otro destino en trenes muy temprano en la mañana. La habitación nuestra, grande y con mobiliario antiguo y pesado, daba a un callejón trasero que tenía una pandereta alta, de unos 3 metros a lo menos. Al atardecer nos tocó presenciar un espectáculo insólito que nos entretuvo por un buen rato. En un momento determinado la cumbrera del muro se llenó de gatos hambreados que esperaban su cena: murciélagos a la orden. Cuando estos empezaron a salir desde los altos techos de las construcciones aledañas, los cazaban a manotazos si pasaban cerca de ellos, con gran pericia. Para ponerlos a prueba, les arrojamos restos de un sandwich que se nos había quedado rezagado desde el viaje en tren y vimos cómo lo agarraron al vuelo. Digno de una filmación, pero en esa época no contábamos con esa tecnología en nuestro poder.

img087.jpgLa Piazza di San Marco es el centro neurálgico de Venecia. En una grandiosa explanada enmarcada en tres lados de pórticos, el de la cabecera mandado edificar por Napoleón en sobrio estilo neoclásico, contiene ahora al museo Correr o de la ciudad. Luego se abre al mar por una zona libre, la “piazzeta del leoncini”, limitada por la basílica y el Palazzo Ducal, franqueada por las columnas de San Teodoro y de San Marcos, terminando en un embarcadero. En uno de los ángulos se levanta el campanil, de 96 metros de altura y rematado en un ángel dorado que marca la dirección del viento. Esta magnifica obra, torre img088.jpgde la alarma renacentista de 1496, se asciende para llegar a un mirador turístico desde el cual se obtienen insuperables vistas de la Piazza, la laguna, las islas y la ciudad. Cada hora se escucha la enorme campana y no es prudente estar adentro del mirador en esos momentos…

img091.jpgLa basílica es un impresionante edificio con aires orientales, de hecho fue diseñada y construida por un griego. Alberga los restos del evangelista San Marcos, patrono de la ciudad, y está erigida en su honor. En la terraza del frontis lucen los cuatro caballos de bronce traídos desde Constantinopla. Como iba en shorts, no pude entrar a la basílica por donde entra todo el mundo, como hizo mi esposa, pero me percaté que lateralmente había una puerta y una escalera que conducía a un pasadizo elevado que me llevó al Museo Marciano donde pude admirar a los caballos originales, bastante trotados, ya que Napoleón se los llevó a París y los hizo colocar en lo alto del Arco del Carrusel, frente al Louvre, donde estuvieron hasta 1815 y devueltos a Venecia. Después pude recorrer toda la basílica desde las alturas, acercándome a centímetros de los impresionantes íconos de mosaicos dorados que adornan la estructura.

img090.jpgPero es el Palacio Ducal el que causó más admiración de mi parte. Magnífica construcción de arte gótico veneciano alberga una riqueza incalculable de obras de arte del Veronés, Tintoretto, Tiziano. Me impresionó ver en un salón de grandes dimensiones con cuadros monumentales un sitio vacío y la leyenda: “El cuadro que estaba en este lugar fue robado por Napoleón y llevado al Louvre”. La historia se vive y se sufre aún hoy día en estos lugares.

Lso “vaporettos” son los medios de transporte municipal más económicos y serviciales. Equivalen a los microbuses de otras ciudades. En ellos paseamos por todas partes, fuimos al Lido a bañarnos en el Adriático, recorrimos en Gran Canal, disfrutamos del atardecer mirando mecerse las góndolas con sus cargas de enamorados (de aquellos con buen billete, por cierto).

img089.jpgEn Venecia hay dos puentes muy famosos: el de Rialto, cuya imagen inconfundible es fotografiada hasta el cansancio por los turistas y dibujada por los carbonillistas de la Lista di Spagna con una perfección y velocidad abismantes. Lo digo porque tengo uno que me hicieron en 6 minutos y si no lo veo, no lo creo. Cruzar el Rialto saboreando un helado de menta es un imperdible veneciano. El otro es el Puente de los Suspiros, sobre un pequeño canal trasero del Palacio Ducal, que conduce hacia las mazmorras que poseía la Inquisición. Posee dos ventanucos por el cual los condenados podían mirar por última vez la laguna y a su querida Venecia antes de desaparecer para siempre en el interior del edificio carcelario. Una copia existe en Oxford, como ya comentamos allí.

Nos despedimos de La Serenísima cenando en una sencilla y cálida “tavola” que ofrecía sabrosos “calzone” como especialidad. Al modo de una empanada de gran tamaño, rellena de jamón, queso y aceitunas, cocinada al horno, acompañada de una copa de vino de la casa, fue el complemento ideal para decir adiós a esta hermosa y original comarca.

Un rápido viaje a la islita de Murano permitirá adquirir algún recuerdo en vidrio fundido y admirar la labor de los artesanos en plena faena. Quizá un regalito para ese amigo, confeccionado en el afamado cristal de Murano, sería una excelente muestra que hablaría del sincero aprecio del valor de su amistad…

Anuncios

2 Respuestas a “Minueto veneciano.

  1. thanks friends
    can you make an english
    vession because
    i cant clear it coz im a filipino

  2. But spanish is also spoken in Philippines Mark…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s