No hay nada más permanente que una solución transitoria.

Esta frase no es mía, recuerdo haberla leído en alguna parte. Pero de lo que sí estoy seguro es que nuestro querido Chilito es el paradigma de esta aseveración. Ejemplos tenemos para regodearnos. A mí personalmente me ha tocado ver varios a lo largo de mi vida. Basta que una medida sea para paliar los efectos de una catástrofe o remediar una intolerable situación social o suponer que se juntarán fondos para construir algo, para que quede pegada en el tiempo y se transforme en “la solución” tan necesitada.

El ejemplo más preclaro y de actualidad hoy, porque además grava a todos los chilenos por igual, incide fatalmente sobre el IPC y modifica tarifas de transporte y por ende muchos de los precios que deberemos pagar los ciudadanos de todos los estratos sociales, más pesados para los más pobres, es el impuesto a los combustibles.  Que es casi del 40 % sobre el valor final. Fue una medida transitoria por allá por los 60 para financiar la pavimentación final de la carretera Panamericana. Ahí quedó pegado. Hoy circulamos por autopistas concesionadas pagadas expresamente, hay peajes por doquier, y los fondos provenientes de los combustibles van al erario general.

Lo mismo pasó con el IVA. Se aumentó un punto “transitoriamente” hace como 8 años. Lo más probable es que se mantenga por muchos más. Igual cosa pasó con el hospital que los norteamericanos donaron para Valdivia después del terremoto del 60. Fue el hospital de la ciudad como por 40 años. Debe haber sido muy bueno, ya que al Estado le dio pena echarlo abajo y construir otro…

Recuerdo que en Chuquicamata había unas casas espectaculares que se armaban con pernos y que los gringuitos trajeron para iniciar el campamento. Fueron usadas hasta que se desarmó Chuqui; conocí varias de ellas habitadas por amigos. No parecían pre-fabricadas, su estructura quedaba muy disimulada y no se advertía las uniones apernadas.

Hay que tener cuidado entonces cuando la autoridad propone “una medida transitoria”. Seguro que durará mucho más que la emergencia. Ya va siendo hora que nuestros parlamentarios se peguen la palmadita y no voten más iniciativas de este tipo. Mejor proponer la solución definitiva de una vez. Es más sano y sensato. El país tiene dinero ahora para substituir medidas de parche que pudieron ser adecuadas en una época, pero que hoy no son justificables. Como los combustibles. Un alevoso tributo que al final perjudica más a los más pobres. Como sucede siempre.

Anuncios

Una respuesta a “No hay nada más permanente que una solución transitoria.

  1. Es de esperar que las mediaguas y viviendas de emergencia que se donen en este terremoto (27-2-2010) no transformen las localidades en ciudades-campamentos y sean efectivamente “transitorias”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s