Gutemberg y la imprenta.

Ya hace muchos siglos que fue superada la tradición oral de trasmisión del conocimiento humano. Hoy este proceso pasa necesariamente por el empleo de textos escritos. Y adquirir esos conocimientos se logra mediante una adecuada lectura. Hasta la Edad Media los escasos libros existentes se mantenían en las bibliotecas de los monasterios, copiados con paciente dedicación por monjes copistas y preservados de la humedad y deterioro biológico en encuadernaciones de cuero o madera, tal como queda magníficamente expresado en la novela “El nombre de la rosa” de Umberto Eco.

Sólo una élite intelectual tenía acceso a estos materiales, muy pocos sabían leer, además, y no era necesario ser letrado para gobernar. Muchos reyes y líderes clásicos fueron analfabetos y se confiaban en sus ministros o chambelanes.

Se empleaba fundamentalmente el latín y más de la mitad de los libros versaban sobre temas de religión, escritos de padres de la Iglesia o de los evangelios. Los libros filosóficos o de temas científicos fueron escondidos para preservarlos de la destrucción por parte de la Inquisición, que consideró a muchos de ellos como material herético.

La verdadera revolución democrática de la lectura sobrevino en 1.450 cuando Johannes Gutenberg en Maguncia, Alemania, imprimió por primera vez la Biblia en un tiraje masivo de 100 ejemplares. Los 40 que hoy se han logrado conservar en diferentes museos están considerados los libros más valiosos del mundo. Esta Biblia, llamada de 42 líneas o de Mazarino, porque estaba impresa en dos columnas de 42 líneas y el primer ejemplar de esta tirada que se encontró estaba en la biblioteca de ese cardenal, fue el primer ejemplo de impresión industrializada. Gutenberg modificó las antiguas técnicas chinas de impresión en planchas de madera talladas. Su verdadero mérito fue fundir en metal tipos de letras sueltas invertidas, que al acoplarlas una junto a otra como rompecabezas, creaban los textos. Adaptó una vieja prensa renana que fuera empleada para exprimir uvas y así pudo imprimir textos en pliegos de papel en forma rápida y sin errores.

Si Gutenberg no hubiese tenido el ingenio que hizo posible el desarrollo de esa forma, revolucionaria para la época, de imprimir rápida y económicamente, se habría retrasado de forma significativa la difusión de los conocimientos en medio de una sociedad mayoritariamente analfabeta. Esa explosiva difusión de información y ciencia, gracias a los libros que empezaron a aparecer en grandes cantidades, significó un impacto tan violento que hubo regulaciones y censuras por parte del Santo Oficio ante el temor de la propagación incontrolada de conceptos y teorías contrarias al dogma religioso oficial. Fue, por llamarlo de alguna forma, en lo que a flujo y difusión de información se refiere, una especie de “salto quántico” en el siglo XV que tal vez pueda ser comparable a la actual difusión de información mediante Internet. Esta democratización del conocimiento hizo posible la evolución del pensamiento crítico y la propagación de nuevas ideas que llevaron finalmente a la Ilustración, la industrialización y el pensamiento liberal moderno. La producción de libros durante los primeros cincuenta años después de la aparición de la imprenta fue mayor que en los mil años precedentes.

Leer, finalmente, ha sido la llave del progreso intelectual acelerado de la humanidad. Por eso he considerado oportuno abordar esta temática fundamental conducente a estimular el hábito de la lectura y mejorar radicalmente las capacidades de comprensión lectora. Mis crónicas de Comelibros hablan por sí mismas de mi afición a la lectura con los resúmenes de textos leídos cada año. Es una manera de entusiasmar a otros para animarse a ser amigos de las letras  No hay entretención más apasionante que leer un buen libro.

¿Una sugerencia? Lean la saga de Roberto Ampuero con Cayetano Brulé este verano. Seguro disfrutan de momentos inigualables de suspenso y humor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s