El “oficio” de escritor.

¿Cualquiera puede ser escritor? ¿Incluso quien se dedica a escribir blogs? Recuerdo una conversación que tuve hace algún tiempo con un escritor nacional. El me decía que el escritor se hace, que no nace, que se forja a través de mucha cultura, estudio del idioma, teoría y construcción literaria, en fin, manejo de técnicas que avalan el desarrollo de una profesión como otra cualquiera. Puede tener razón en su planteamiento. Pero yo defendía otra tesis, más general, que escritor es cualquiera que escribe, sea bien o mal. Una cosa es escribir y otra, escribir bien y con éxito en la difusión de los escritos.

Esta opinión aparece respaldada al leer lo planteado por Paul Theroux en el libro “La sombra de Naipaul”, en el cual el Premio Nóbel indio, al cual se refiere el título de la novela, manifiesta claramente y sin lugar a equívocos que para ser escritor hay que escribir, lo que es de Perogrullo, pero que la validez de esos escritos la dará quien los lea. Si nadie los lee, da lo mismo que escribas o no, o el estilo en que lo hagas, a menos que sea con el propósito de guardar para sí los pensamientos vertidos en los textos. Está claro.

Pero hay gente que siente la imperiosa necesidad de escribir, de transparentar su intelecto en prosa o verso, de mostrar parte de su alma a los demás ¿Exhibicionismo? ¿Vanidad? ¿Deseos de impresionar a otros?¿Deseos de tener éxito? ¿Simplemente genio? Tal vez un poco de todo eso. Especialmente en los escritos literarios, porque en los técnicos predomina con seguridad el deseo de enseñar o la obligación ética de trasmitir nuevos conocimientos. Erich Segal marcó la pauta con eso de escribir para el éxito. Su novela “Love story” fue fruto de un estudio que él realizara en la universidad donde hacía clases (Yale) respecto de qué gustaban de leer los jóvenes en esa época y decidió escribir un dramón, como diríamos, a gusto del consumidor. Y le dio el palo al gato. Superventas en cuestión de semanas. Y se hizo rico. Después vino el cine con Ali MacGraw y Ryan O’Neal, lo cual incrementó su prestigio y ganancias. Otros escritores son netamente “best sellers”, como Irving Wallace, Harold Robbins, Stephen King, Kem Follet, Frederick Forsyth, Barbara Wood, Danielle Steel, nuestra Isabel Allende y muchos otros. Podríamos llamarlos escritores taquilleros. Su valor a futuro como escritores serios está por verse, pero ¿no fueron taquilleros alguna vez Alexander Dumas y Julius Verne en su tiempo?¿Y Emilio Salgari? ¿No se les criticó a ellos también por su prodigalidad al escribir y “fabricar” novelas una tras otra? Hoy son clásicos y nadie discute su lugar en la historia de las letras. Quizás mañana una Taylor Caldwell también figure en el firmamento literario. Para mí ya está ahí, sus novelas son apasionantes y muy bien escritas. Igualmente disfruto con las de Wilbur Smith. Lectores como soy yo, que lee fundamentalmente para entretenerse y evadirse un poco del mundo atosigante de hoy, dan valor a este tipo de literatura ¿Y Agatha Christie?¿Y Corín Tellado?¿Y hoy Roberto Ampuero y Arturo Pérez-Reverte? Nadie discutirá que sus libros se vendieron y venden como pan caliente.

Siguiendo con mi teoría de los escritores, me animé a empezar a escribir otras cosas, como cuentos, por ejemplo. Algunos muy breves, que leo en la fiesta rotaria navideña de mi club y que he colocado en el blog, y otros algo más extensos. Uno de estos ganó recientemente el Segundo Premio en el Concurso Literario del Instituto Chacabuco de los Andes, dirigido a la familia Marista (soy ex-alumno del I. Alonso de Ercilla) y me atrevo a publicarlo aquí en página aparte.

Ojalá les entretenga. Son bienvenidos las observaciones y comentarios.

Anuncios

6 Respuestas a “El “oficio” de escritor.

  1. Escribir ..no creo que sea un asunto de capacidád..o no …lo importante es ..que en sus palabras nos hagan llegar su sensibilidad,y el contexto de cada escrito.

  2. cincido en que escribir no es una cuestion netamente profesional, si lo fuera perderia su encanto creativo, que surge justamente de un lanzarse a escribir y escribiendo llegar a eso que solo el lector descubre como tal.

  3. Gracias José, es justamente lo que pienso. El lector es el que juzga al fin. Pero hay que reconocer que hay escritores que se destacan y por eso tienen éxito comercial. Llegan con más facilidad al corazón de otros y eso es difícil de lograr. Pero se puede aprender. Creo yo.

  4. Agradable, ligero, lleno de vida y potencia, un paisaje que disfrute leyendo un texto que no necesita de corazas, ni de verdades eternas.

  5. El Escritor Nace, Vive y luego se Forma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s