Ese viejo album de fotos.

Recuerdos, añoranzas, volver al pasado. Recrear esos viejos momentos alguna vez plasmados en una fotografía medio deslavada que hoy aparece de repente en aquel album de tapas crespas que encontramos en un cajón de mueble viejo. Muchos gustan detenerse un momento observando retazos idos de la propia historia. Otros se angustian al comparar las fotos con la imagen que hoy nos devuelve el espejo. Pero finalmente ¿quién tiene suficiente tiempo para mirar todas esas fotografías?

Se acumularon cajas y cajas de diapositivas, una vez que agotamos el recurso papel fotográfico que iba ocupando demasiado espacio en nuestros muebles. Y estaba algo pasado de moda, era mejor proyectar una imagen más vívida en la pared, o mejor aún, en el telón adquirido para esos fines. Y con la proyectora de carrusel, última chupada del mate tecnológico. Se trataba de crear sesiones de proyección de diapos en la cual participara toda la familia. Era indispensable revisar las vivencias y peripecias de la última vacación, del viaje a Europa, de las piluchas capturadas medio a la mala en Playa del Carmen, para cachiporrearse frente a los compadres…Pero en fin, ya también quedaron “demodés” esas reuniones en torno a un haz de luz colorido que dibujaba nuestras fachas que hoy nos parecen ridículas y los paisajes que capturó alguna vez el lente de la cámara instántanea.

Y otra cosa son las filmaciones. Se pusieron en primera fila desplazando a las fotografías a partir de los 80. Las primeras que recuerdo pesaban una tonelada con la batería y la grabadora aparte colgando del hombro que quedaba a la miseria después de media hora de filmación. Yo tuve una de esas. Me acuerdo de una vez que hubo un evento en el Valle del Elqui con ocasión del cometa Halley, con cantantes como Alberto Plaza y Pancho Puelma, orquesta de Horacio Saavedra y varios otros, en un escenario natural pegado a un cerro, y que llevé mi cámara “de bolsillo”. Lo más curioso fue que me confundieron con un funcionario de un canal de TV, haciéndome pasar en primera fila para filmar. Eran las ventajas de tener una de esas filmadoras. Hoy las actualmente en boga prácticamente caben en el bolsillo y no es ninguna excepción tener una de ellas en casa.

Pero una vez más la misma pregunta: ¿hay tiempo para ver las películas después? Durante la filmación, incluso, perdimos bastante tiempo enfocando y mirando todo a través del monitor y no con nuestros propios ojos. Si somos perfeccionistas, perderemos más todavía del tiempo real haciendo un esfuerzo por captar el enfoque adecuado, tratando de hacer “una toma” artística, poniéndonos ñatos en el intento de emplear los recursos tecnológicos a prueba de inexpertos que trae el modelito, en fin, creyéndonos el cuento de que seremos capaces de hacer una filmación que agradará a todos y que se volverán locos después por proyectarla. Nada más alejado de la realidad. La película la logramos ver como tres meses después que regresamos de vacaciones, en un día de lluvia en que no había nada más que hacer, sólo en el computador porque no teníamos el cable que permitía ver en la TV (dónde diablos habrá quedado, estaba seguro que estaba en la maleta de la cámara), al final los demás se fueron porque sonó el teléfono y nos quedamos solos observando nuestra obra de arte. Y después nunca más. Ahí queda el material, tal vez quemado en un DVD para la posteridad. Va a hacerle compañía a los viejos albumes de fotos y a las cajitas con diapositivas.

El ritmo frenético de nuestra vida actual no permite otra cosa. Visión fugaz de aquellos momentos que quedaron registrados. Mudos testigos de una vida que fue, que tal vez otros algún día recrearán, si es que tienen tiempo.

Anuncios

2 Respuestas a “Ese viejo album de fotos.

  1. E n realidad,añorar lo que ya a pasado no lo comparto,y desempolvando nuestros recuerdos ….nos vienen sin querer nuestros recuerdos ,de amistades perdidas,amores pasados,o personas queridas..que ya no están junto a nosotros…comparto si….los recuerdos del `presente,agrego que e aprendido…que los mejores recuerdos ,se deben guardar en la memoria…los buenos ,solo los buenos…los revives cuando deseés, donde estés,y con quien estés…..son tuyos ,y ahi estan solo para ti ,nadie puede profanarlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s