Al rescate de nuestro bello idoma: el español.

Hoy nuestro idioma es el segundo más hablado del mundo, pero creo que es el primero más mal hablado. Especialmente en Chile. Nos hemos ido olvidando poco a poco de la belleza de nuestro idioma, de las ricas voces que permiten variar la manifestación de las ideas, de hacer más hermosa la expresión del pensamiento. Cuesta creer que en los colegios se enseñe el idioma castellano. Que aparte de aprender a leer y escribir unas pocas palabras, se preocupen los docentes de enriquecer el empleo de la lengua. Claro. Si hasta es posible que ellos mismos ignoren el vocabulario.

Y no es broma. Muchas encuestas revelan que el chileno medio se maneja con no más de 300 palabras y un nivel de cultura aceptable exige al menos unas 2.000; el 60 % de los ejecutivos de grandes empresas tiene dificultades serias de comprensión lectora y el 80 % de los egresados de la enseñanza media, al entrar a las universidades, no comprende cabalmente lo que lee. Qué desastre. En vez de tantas reformas educacionales de elevado vuelo deberíamos preocuparnos por saber andar primero firmemente en el suelo. Y eso es saber hablar. Conocer antes el idioma propio y después aprender otro. Aprender a disfrutar de la riqueza de una de las lenguas más bellas del mundo, más musicales, más variadas.

Y ni qué decir de la conjugación de los verbos. Muchos dicen “fuistes” en vez de fuiste, “volvistes” en vez de volviste, “comprastes” en lugar de compraste. La tercera persona del pretérito singular no lleva nunca “s”. El verbo llover y nevar es comúnmente mal conjugado: “lluvió” por llovió, “nievó” por nevó, “estaba lluviendo” por lloviendo, o “nievando” por nevando. Igualmente es frecuente encontrar quienes hablan de la “nieblina” al referirse a la neblina. Y así por el estilo.

Ni la prensa escrita hace respetar la ortografía. En el diario local de Temuco el sábado 1 de septiembre se leía en las cartas al Director sobre un homenaje efectuado a una “poetiza”. A lo mejor se refería a una mujer que componía versos y los escribía con tiza. Vaya uno a saber.

José Ortega y Gasset (no el señor Ortega y el señor Gasset, como algunos podrían creer), planteaba por allá por 1930 que las universidades deberían enseñar la cultura a través de una Facultad de la Cultura. No estaba tan errado en su concepción, parece que estaba pensando premonitoriamente en nuestro Chilit0 ¡Qué falta nos está haciendo una estructura educacional de este tipo! Poco a poco va cundiendo la barbarie y no debemos olvidar que grandes imperios culturales se vinieron abajo por el abandono de las costumbres civilizadas y la molicie.

He sugerido en otros escritos que los departamentos de Cultura de los municipios debieran preocuparse de preservar el buen uso público del castellano. No aceptar la publicidad errónea y con faltas de ortografía o con palabras inexistentes. Menos si es oficial o de la vía pública. Pero para eso se necesitaría tener contratado a funcionarios medianamente cultos en esos cargos de fiscalización, de otra forma sería caer en el mismo saco que pretendemos cuestionar (ver http://www.quiltedy.wordpress.com: El club de los poetas ignorados).

Nuestros valores culturales se deterioran ante las propias narices de todos. Ya no causa impresión escuchar barbarismo tras barbarismo, se va perdiendo la capacidad de asombro, se extiende una atmósfera anestesiante sobre las mentes y ya nada importa. Sólo la farándula y los antivalores. La banalidad y la vulgaridad campean entre los jóvenes y los no tan jóvenes. Juegos estimulantes y educativos, como fueron el “Bachillerato” y el “Dilema”, ya no entusiasman a nadie, no porque no sean entretenidos, sino porque ya no hay capacidad para disfrutar con ellos al carecer de recursos verbales para poder participar.

Profesor Banderas, cuánto te echamos de menos. Quizás también te cansaste de predicar en el desierto.

Anuncios

Una respuesta a “Al rescate de nuestro bello idoma: el español.

  1. como quiero estudiar para ganar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s