Pilar Sordo y su heroica cruzada.

pilar-sordo.jpg

Ayer tuve ocasión de asistir a una charla de Pilar Sordo. Y digo charla, porque ella emplea un estilo de conferencia muy particular con un lenguaje directo y cautivante, que te mantiene con la atención pendiente, que parece que te estuviera hablando en el salón de tu casa. Es una charla coloquial. Y vaya si es directo su mensaje. No deja a nadie indiferente.

Su temática gira en torno a la crisis observada en el eterno femenino, cómo se ha ido derrumbando esa imagen de mujer femenina que era capaz de enamorar a cualquier varón y formar familia. Y cumplir con el rol que la naturaleza ha destinado a la mujer. Analiza correctamente, a mi juicio, las diferencias que tenemos hombres y mujeres al momento de reaccionar alte la vida, las estructuras del pensamiento femenino y masculino, receptoras y auditivas ellas, entregadoras y visuales ellos. Y cómo es necesario conocer estas formas de reacción para tener éxito en la relación. Hay que saber adaptarse a cada cual para ceder un poco, no cambiar, porque no es posible, va en los genes, pero sí ser capaz de asimilar estas conductas y hacer un esfuerzo por controlar los impulsos para mantener el pacto de la unión, que en sí mismo es un compromiso para perder parte de la individualidad en favor de esas otra individualidad común que es la pareja. Parte de lo mío se transforma en nuestro.

La mujer quejumbrona que compara la realidad con la idealidad, encontrándola siempre inferior al prototipo creado en su mente, como resulta ser siempre y por eso se lamenta, debe ese comportamiento a la estructura de “pensamiento mágico” como ella llama a esta habilidad de crear un acontecer ideal deseado en la mente femenina. Que se grafica en la dinámina de los cuentos de hadas escuchados en la infancia, con princesas durmientes que esperan al perfecto príncipe encantado que les dé vida y asegure una felicidad perdurable: “…y vivieron felices para siempre”.

El hombre es un realizador de proyectos y se dirige rectamente al objetivo. Su plena satisfacción es cuando se cumple el objetivo propuesto. La mujer disfruta con los procesos, con el camino recorrido, a veces llega hasta a olvidar el propósito inicial, que no tiene mayor relevancia si en el camino aparece algo más gratificante. Esto se manifiesta también en la relación sexual, en la cual el prólogo amoroso y el después cariñoso pasan a ser más trascendentes que el clímax en la mujer, objetivo primordial para el varón y al cual se dirige muchas veces sin pérdida de tiempo.

Finalmente, la felicidad debe ser un compromiso de búsqueda personal. No hay que esperar que venga de fuera. Y hombres y mujeres somos capaces de entender esto y ponerlo en práctica. Este principio ya fue tratado extensamente en los libros de Dyer (“Tus Zonas Erróneas”, “El Cielo es el Límite”, etc),  y se corresponde perfectamente con el manejo de la inteligencia emocional que permite la correcta relación con el mundo que nos rodea. El éxito se sustenta en esta capacidad finalmente. La gente que se ve feliz es la que atrae a los demás. Constituyen el grupo de los líderes naturales.  Y esa atracción es fuente de buenas relaciones, buenas redes de contacto, por ende, buenas reservas en caso de apuros y también de buenos negocios. Hay un rechazo innato a los pusilánimes, deprimidos, derrotistas, quejumbrones y conflictivos. Aunque se les compadezca y alguien se acerque a ellos con fines de ayudarlos, pero nada más.

viva-la-dif.jpgRecomiendo leer el libro de Pilar “Viva la diferencia”, tal como comentaba en el post anterior (Mujer del Siglo XXI), donde queda enunciado con claridad meridiana esta dualidad de género que debe ser complementaria, pero nunca confrontacional en términos de sobrepasar una a la otra.

Sigue adelante Pilar. Es heroica y valiente tu cruzada para hacer enterder estos conceptos a todos quienes necesitamos bloquear el paradigma imperante en la juventud actual, que finalmente será la generación gobernante muy pronto, y volver al mundo de los valores y la sana educación en el seno de familias comunicativas y formadoras de hábitos perdurables, indispensable para fortalecer la sana convivencia de los géneros, el desarrollo de la cultura y la elevación hacia mejores formas de vida humana. Te veo como a esos profetas del Antiguo Testamento que, encaramados sobre un peñasco, dirigían sus homilías proféticas a la masa de un pueblo excéptico y erróneo. Y quienes aparentemente conmovidos, después del aplauso y emoción del momento, volvían a sus quehaceres y a entregar las mismas banales ofrendas de siempre a sus falsos dioses. Pero unos pocos lograban apartarse a meditar lo escuchado.

Permiso. Empezaré a leer ahora tu segundo libro con Coco Legrand…

Anuncios

Una respuesta a “Pilar Sordo y su heroica cruzada.

  1. Yo lei el libro y me gusto pero muchisimo, he cambiado muchos pensamientos erroneos q habia tenido, acerca de las mujeres y de mi sexo, este libro es buenisimo, de antemano es uno de los mejores q he leido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s