Curalotodo fenomenal: el aloe vera.

images.jpgLas propiedades del áloe fueron conocidas ya desde tiempos muy remotos. Sus propiedades como laxativo aparecen descritas por primera vez en unas tablas de arcilla con escritura cuneiforme procedentes de Sumeria, escritas unos 2.100 años atrás. En el papiro de Ebers, hallazgo arqueológico monumental que describe el Libro de la Medicina en el Antiguo Egipto, se menciona fórmulas para la fabricación de elíxires con el estracto de la planta.

Desde esas épocas y hasta el día de hoy, se ha alabado las propiedades de este vegetal un tanto exótico y para nada decorativo, con menciones en la medicina india y china, griega clásica, romana, árabe, del oriente medio, renacentista y contemporánea. Notable esel comentario de Cristóbal Colón respect al conocimiento de esta planta: “Cuatro son los alimentos que resultan indispensables para el bienestar del hombre: el trigo, la uva, la oliva y el aloe. El primero lo alimenta, el segundo levanta su ánimo, el tercero le aporta armonía y el cuarto lo cura” (Cristóbal Colón, 1451-1506).

Esto demuestra que el aloe existía también en el continente americano y no llegó allí con la conquista. El aloe forma parte de las tradiciones indígenas americanas, se conocía desde tiempos inmemoriales y tenía una gran importancia curativa y espiritual, tanto para los indios que habitaban el centro de México como para la civilización Maya.

Sin embargo, tras la conquista de América, fueron los jesuitas españoles los que más contribuyeron a su expansión por todo el continente. Llevaron el conocimiento del aloe a los distintos lugares de América donde establecían sus misiones. De esta manera extendieron su cultivo y utilización por toda América. Introdujeron la planta en Puerto Rico, en Jamaica y, probablemente, también en Barbados, de la que procede su nombre científico, Aloe vera barbadensis.

Por su aspecto el aloe parece un cactus, pero en realidad pertenece a la familia de las liliáceas, como el ajo, el lirio, el espárrago o el tulipán. Es una especie de las llamadas suculentas, es decir, que contiene una gran cantidad de jugo. Precisamente ese succus cargado de extraordinarias propiedades es el que la convierte en la indiscutible reina de las plantas medicinales. Procede del Africa, desde donde se extendió hacia los demás continentes. No es fácil encontrar en la naturaleza una planta que reúna tantas propiedades beneficiosas para la salud en general y para la piel en particular. Hasta el momento se han descrito más de 200 sustancias contenidas en el aloe vera que mejoran el funcionamiento de nuestro organismo. Destacan:

a) Como todas las plantas suculentas, el aloe concentra un elevado porcentaje de agua en su interior, de hecho el 95 % de la planta está compuesta de agua y sólo el 5 % de otros componentes sólidos.Esto es fundamental para explicar el sorprendente poder terapéutico del aloe, pues el agua es el vehículo idóneo en el que se disuelven el resto de las sustancias biológicamente activas.

b) El aloe aporta diecinueve de los veintidós aminoácidos que necesita nuestro organismo para formar las proteínas, siete de los cuales son esenciales y no podemos sintetizarlos por nosotros mismos, por lo que debemos recurrir a aportes externos.

c) Potente regenerador celular, por lo cual es empleado en la curación de heridas y quemaduras. Estimula la inmunidad local y posee propiedades analgésicas. Sus poderes antinflamatorios la hacen especialmente útil en la psoriasis, dermatitis seborreica y artritis.

d) Lo anterior, más sus propiedades antibacterianas, la hacen especialmente práctica para combatir el acné facial. Sus efectos antivirales, a través de la aloemodina, se han probado en casos de herpes zoster y herpes simple con buenos resultados, igualmente en las aftas bucales. Es eficiente para combatir infecciones por hongos, lo cual la hace particularmente práctica para cuidar los pies de los diabéticos.

e) Sus propiedades como antiácido han sido probadas en la esofagitis por reflujo y la hernia del hiato gastroesofágico.

f) La aloína, compuesto de propiedades laxantes y abortivas, no se autoriza en productos alimentarios y la norma europea no permite concentraciones mayores al 0,1 %.

Es muy común confundir el aloe vera con otras variedades de aloe o incluso con pitas que, aunque por su aspecto son similares, pertenecen a la familia de los ágaves y carecen de todas las propiedades terapéuticas del Aloe vera. Ya en 1950 Reynolds describió en un estudio alrededor de 250 tipos de aloes distintos. Un nuevo recuento realizado en 1998 arrojaba la cifra de 340 especies. La hibridación por polinización o por manipulación humana es constante, por lo que el número de nuevas especies no para de aumentar. Sin embargo, aloe vera sólo hay uno, es el Aloe vera barbadensis Miller, también conocido como verdadero aloe, ya que es la especie que centra la mayoría de los estudios y que posee el cóctel apropiado de moléculas activas de utilidad para la prevención y curación de las numerosas dolencias que aquí hemos mencionado.

Anuncios

Una respuesta a “Curalotodo fenomenal: el aloe vera.

  1. Me gusto el informe, me interesa saber el aporte calorico y proteico e informacion (si lo conoce) un preparado llamado ´´CURALOTODO´´ con 3 hojas de Aloe 3 cucharadas de bebida alcoholica noble y 1\2 Kg de miel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s