Y el “Gurú” se vistió de albiverde…

Desde esta humilde tribuna no me queda más que felicitar a Eduardo Guillermo Bonvallet. Hay que ser valiente y corajudo para enfrentar el tremendo desafío de tomar a su cargo un equipo de Primera B que lleva ocho derrotas al hilo, está último en la tabla, pasó por un agobiante problema económico y su hinchada vive la angustia de ver sucumbir al club de sus amores. Tibios amores, hay que reconocer, ya que esta afición no se caracteriza precisamente por ser muy entusiasta. Es más bien exitista. Bonvallet es un individuo bien intencionado. Lo ha demostrado dentro de su trayectoria como comentarista y hombre de radio y televisión. Algo farandulero, no se puede negar, pero ¿quién no lo es hoy en día? Al menos en el ámbito de los actores públicos que se muestran en carteleras y prensa del espectáculo. Pero este personaje en particular, aparte de su personalidad arrolladora y cautivante, que le ha servido para realizar charlas motivacionales en empresas diversas, sabe de fútbol. Ex-jugador, fue seleccionado nacional, no le cuentan cuentos a la hora de conocer a los jugadores de pelota ya que vivió esas mismas experiencias en Chile y el extranjero. Por eso se mueve con soltura y propiedad en este campo. Y es el capital que desea poner a trabajar Deportes Temuco ahora.

Me gusta esta iniciativa. Hace falta remover el medio local con alguien como Bonvallet. Ojalá se adapte pronto al ambiente de la Araucanía, algo apático y tradicionalista. Y que luego pueda cosechar algunos triunfos. Mucho plantel no tiene, para qué vamos a decir una cosa por otra, pero ahí está la gracia. Empezar a transformar la mentalidad de los jugadores y hacerles creerse el cuento de que son campeones. En eso el nuevo profesor es maestro. Maneja los conceptos de Goleman, de la inteligencia emocional, al dedillo. Cuando fue campeón de la liga universitaria con el equipo de la U. Gabriela Mistral fue así. Los muchachos se transformaron. Y fueron campeones insospechados. Algo de eso debe manejar también nuestro querido Manuel Pellegrini. Sacó al Villarreal del anonimato y lo llevó al primer plano de Europa con muy poco material.

Me gustaría conocer a Eduardo Bonvallet. Tal vez logre hacerlo. Siento admiración por aquellos individuos que se la juegan por propuestas originales que rompen paradigmas. En un medio tan opaco e imitativo como el chileno, hacen falta muchos de ellos. Para remecernos, para hacernos pensar de otras maneras, para abrir mentes. Estoy seguro que pronto se notará su mano en el equipo y se escuchará su voz en la ciudad. El no es un carácter que pase desapercibido en ninguna parte.

No había tenido nunca la oportunidad de dirigir un equipo profesional de fútbol. Y tiene una buena escuela, estudió en Francia. Donde mismo lo hicieron Tito Foullioux y Nacho Prieto. Esta es su oportunidad. Es el tipo de hazaña que le gusta a Eduardo. Se enorgullece de asumir tareas casi imposibles y sacarlas adelante. Su personalidad casi mesiánica está hecha para estos desafíos.

No nos veremos defraudados, el “Gurú” dará que hablar. De eso sí estoy seguro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s