Mujer del Siglo XXI.

Sandro Botticelli pintó hacia 1486 un cuadro extraordinario: “El nacimiento de Venus”, que se puede admirar en la Galería de los Uffici, en Florencia. En él, una hermosa ninfa de largos cabellos emerge desde el interior de un molusco gigante. Su cuerpo perfecto de armónicas dimensiones parece venir del mar, como saliendo del agua, fuente de toda vida, ella misma se proyecta desde el elemento vital como continuadora de la vida. Perla de valor incalculable, representación máxima del ideal y la belleza femeninos, Venus, diosa de la fertilidad y el amor.

Esta obra de arte grafica con maestría el concepto que el artista tenía sobre la mujer. Venus desplegará sus virtudes para atraer a Marte, recio dios de la guerra y la fuerza viril, que aportará el complemento necesario para perpetuar el eterno ciclo de la vida.

La concepción mitológica parece ser parte de un pasado muy remoto. A gran distancia de nuestros días y del sentir femenino de la mujer moderna de hoy. Las reivindicaciones de los derechos de la mujer han ido ganando tanto espacio que casi resulta una herejía recordarles que son ellas las encargadas de dar cobijo a quienes permitirán perpetuar la especie humana. Los nuevos martes y venus. He visto caras y miradas de espanto en muchas jóvenes cuando he mencionado la palabra maternidad. Y no estoy exagerando, los invito a mirar a vuestro alrededor.

Acepto que hablar de este tema en el tenor planteado puede resultar con un tufillo machista algo trasnochado y anacrónico, de acuerdo con el lenguaje empleado por unas amigas jóvenes. Completamente feministas, por supuesto. Pero no está tan alejado de la verdad biológica y genética, como voy a explicar a continuación.

Se habla mucho hoy en día de la igualdad de género, como si se pudiera igualar la carga genética del núcleo celular ¡Imposible! XY = varón; XX = mujer. Y esto no lo cambiará nada ni nadie jamás. Y para crear un nuevo ser humano será siempre necesario que un elemento aportado por lo masculino, X ó Y, se una a uno aportado por lo femenino, invariablemente una X. Así se determinará el sexo del futuro ser según la combinación sea XY ó XX. Simple y maravilloso, ingeniería perfecta. Y cada cual asume su rol en este proceso. La energía y el ímpetu del macho que se entrega a la ternura y receptividad de la hembra que logra aplacarlo y acogerlo para fecundar el fruto que nacerá de esta unión. Hay complemento equilibrado en la acción copulatriz, una energía que irrumpe y otra que recepciona. Una que avanza y otra que retrocede engullendo y venciendo al que aparece inicialmente como dominador y más fuerte. Son dos etapas que se viven de diferente manera, pero llevan a un final común en equiparidad.

aviadora-copiar.jpgHoy, la malentendida igualdad de género está llevando a la mujer a competir con el varón en vez de complementarse. Está empezando a asumir tareas que no estaba acostumbrada a desarrollar: conductora de camiones, de tanques, de aviones de guerra, actuar como soldados de combate, policías de asalto, bomberos, carreras de autos, futbolistas, altas ejecutivas, gerentes de empresas, ministras y … presidentes de la república. Y a emplear un lenguaje cotidiano tan soez como el de los varones más deslenguados. Tal vez peor, y en una boquita sensual, que pareciera destinada a entonar melodías cautivantes y a entregar los besos más dulces, tales palabrotas resultan una profanación inexcusable. El empleo de los cigarrillos está empezando a superar al de los varones y con el alcohol ya están casi a la par. Por eso ya no son tan perfumadas, ni tan sobrias, ni tan excitantes. No quiero generalizar, pero así lo veo.

Cuando un hombre quiere socializar con sus pares, divertirse a su manera, sentir la adrenalina masculina, se junta con otros hombres. Cuando desea la compañía femenina, seguramente quisiera encontrar una mujer, no un hombre con faldas…u otro hombre con diferente anatomía…que es lo que está pasando ahora.

Y la más trascendente diferencia de género está en la maternidad. Pero no como una carga impuesta por la naturaleza que hay que soportar a regañadientes. Sino como una bendición y un poder irreemplazable que sólo la mujer posee, llave que finalmente atraerá al varón a su conquista y que abrirá la puerta de un futuro común. Ya la madre Naturaleza definió el rol de cada uno de los géneros humanos. Y que el feminismo imperante está tergiversando fatalmente. “No he pensado en tener hijos” – declaró Blanca Lewin en la Revista Ya de El Mercurio el día 8 de marzo pasado a sus 32 años  – “creo que hay que tenerlos cuando una siente: ya, ahora sí”. ¿Pero cuándo, Blanquita? ¿Cuando ya tu útero no sea capaz de albergar un embarazo normal? ¿Realmente crees  que puedes tener hijos cuando tú quieras? No, claro que no. La mujer no ha llegado a evolucionar tanto como para eso.  El ciclo biológico hormonal no lo permite. Al menos en forma natural. Hay una edad óptima para engendrar y ésta se termina alrededor de los 30 años para la primera vez.

Tengo la impresión que muchos de los problemas que vive la sociedad actual derivan, de un modo u otro, de ese afán competitivo de igualar los géneros. Las necesidades de desarrollo personal, las posibilidades de trabajo remunerado, el justo ascenso y nuevas obligaciones, la independencia generada por una autonomía económica, son factores que alejan a la mujer de su hogar y de la educación tutorial de los hijos. Las progenies van quedando a cargo de voluntades extrañas a la familia: parientes, colegios, nanas. Lo que no ocurre en otros mamíferos. La educación materna es indispensable para su supervivencia. Ahora las mamás tienen que trabajar. Esa es la orden del día. Necesitan su espacio propio, el hogar les ha quedado estrecho. ¿Sólo “dueña de casa”? ¡No, qué atroz, qué ordinario! Hay cosas más importantes que hacer ahora. Ellas se exigen cada día más, para ellas mismas. ¿Los varones también les ponen estas exigencias? Me asaltan algunas razonables dudas.

“El hombre está hecho para la guerra y la mujer, para el reposo del guerrero”. Así habló Zaratustra. ¿Machista inaceptable? Podría ser, pero…¿cuál es el resultado actual de lo contrario? Miles de mujeres solitarias con sus paredes empapeladas con los más diversos títulos y postgados, muy bien posicionadas social y económicamente, exitosas, brillantes, trabajólicas…y abandonadas. Y todas enfermas de colon irritable.

¿Será el tiempo de volver a escuchar a Zaratustra?

(Foto: El Mercurio 10.3.2007).

Anuncios

6 Respuestas a “Mujer del Siglo XXI.

  1. La desigualdad,la presión,la discriminación,la violencia….hicieron que la mujer ,quisiera igualar su derechos,quienes sufren y padecen..generalmente son las mujeres y por concecuencias sus hijos.Agrego que muchas veces las mujeres son inducidas por sus parejas a desarrollarse pero no con el fín de desarrollo personal.. solo para aumentar ingresos ..que ellos dominan al final del més, El que las mujeres jovenes no deseen enbarazarse..creo es por la inseguridad,de parejas y miedo al futuro. pues en estos tiempo es muy poca la responsabilidad que tienen los varones frente a su esposas y sus hijos ,ya vemos los Padres separados…de cualquier clase social…van a parar a los tribunales.y muchs veces detenidos ,por evitar pagos de pensiones de alimentos,y se supone que esto es un acto de amor,y responsabilidad, una desición personal, no exigida. Todas estas deficiencias siempre en desmedro de la mujer a contribuido a la emancipación de la mujer …..muy triste… pensando concepto “”familia”.

  2. Gracias Amparo por tu comentario. La raíz del asunto que trato de plantear es que no es posible igualar los géneros. Son diferentes en su esencia y cada uno de ellos debiera potenciar aquellas características que le son propias e irrenunciables. Sólo así existiría el pleno complemento entre ellos y la realización de un destino común en armonía plena. Como la Naturaleza necesita. Mujeres cumpliendo roles masculinos y hombres afeminados no parece ser la solución para el género humano. Eso creo.

  3. Recién termino de leer el libro de Pilar Sordo “Viva la diferencia”. Muy bueno, sobresaliente. Conceptos claros y de una asertividad poco frecuente en aspectos tan controversiales como el verdadero valor de una mujer en su propio hogar. Abre el intelecto frente a dilemas tan cotidianos y candentes como el despertar de la sexualidad en los adolescentes. Su visión de la femineidad actual es muy concordante con lo que planteara en el post sin haber antes leído nada de ella. Me alegro de ser comprendido en mi pensar por tan preclara figura de la psicología nacional. Me siento identificado. Por supuesto que recomiendo a todos muy encarecidamente leer este libro. Felicitaciones Pilar, muy meritorio tu trabajo.

  4. Yo opino que por que ,no dejar a las mujeres hacer lo que quieran.No es ningún intercambio de roles, solo es que ya hemos llegado tan lejos de querer probar otra cosa en nuestras vidas y ahora si volvemos atras , todo nuestro avance , lo tiraran por la borda , y no puede ser , por que estamos en el siglo XXI, es el siglo de la igualdad y todo el mundo debiera apoyarlo, yo no soy mas que una chica joven y estudiante que se prepara para el futuro y pienso que por ir a la guerra o por hacer un trabajo que en los otros siglos lo hacian los hombres dejas de ser mujer, estar metidas en casa todo el dia les debe haber parecido una obligacion y ultraje. Dejad que hoy las mujeres se hagan cargo tambien de la economia del mundo, porque lo hacen bien.A mi me ha parecedo estos comentarios muy mal razonados, porque la mujer tiene que dejar de ser una sierva como en el antiguo regimen y pasar hacer las cosas por si solas.En lo que si os apoyo es en que la mujer esta fumando , bebiendo mucho mas por causa del estres o daños, pero no es para descriminarla.

  5. Hola… acabo de leer este articulo porque estoy haciendo un trabajo sobre la mujer chilena del s. XXI…

    Me parece que la mujer esta adpatandose… simplemente se adapta a lo que pasa hoy, inconcientemente… La mujer como tú decías es la representación de lo que perpetua la vida… Es como la “madre tierra”… Y al ver como estan las cosas La Sobre Población que hay esta simplemente actua tratando de no seguir este circulo vicioso que corrompe la naturaleza… Pues es así, el ser humano en su afán de omnipotencia ha corrompido la naturaleza… Y lo seguirá haciendo si se sigue multiplicando en exceso… Queramoslo o no los seres humanos somos parte de el ciclo creador de la naturaleza y los animales que hay en esta… No somos algo Más… Como para andarnos crellendo que tenemos el poder y el control sobre TODO…
    Si seguimos así pronto destruiremos el mundo en que vivimos… Entonces, ¿de qué serviría engendrar más seres como nosotros?
    Debemos utilizar nuestra inteligencia “inteligentemente”, no solamente para lo que nos conviene.

    Espero lo leas y te sirba para ver este enfoque de la mujer por otro lado…

    Saludos

  6. Gracias Francisca. Tienes razón. Pero te sugiero que trates de mejorar tu ortografía. Lee entrada sobre nuestro bello idioma: el español.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s