Transantiago: una Gymkhana gigante.

Hoy debutó el Transantiago. La competencia periodística se centró en seguir las etapas de esta Gymkhana gigantesca que se ha puesto en marcha con los propósitos de regular, agilizar, disminuir los accidentes y riesgos y distribuir racionalmente los recursos del transporte público en la capital del Reyno de Chile. Para ello se importaron nuevos buses, especialmente confeccionados para estos fines en Brasil, en Curitiba, y se construyeron estaciones diferenciadas para troncales y “alimentadores”. La combinación con la red del Metro será fundamental para el funcionamiento de la malla del transporte. Se sacaron asientos de los carros, haciéndolos más amplios para transportar más gente. Es necesario, ya que habrá un trasvasije de pasajeros desde la red vial hacia el Metro. Nos acercamos al modelo japonés; se avanza. Una nueva demanda de empleos se avecina: los empujadores de gente en las estaciones. Bajará la cesantía, es seguro.

Se pintó la ciudad con coloridos símbolos. Los sectores identificarán a futuro a los ciudadanos: tú eres naranja, no amarillo, los rojos somos mejores, no, pero los azules somos más puntuales. Una suerte de competencia animará a todos. Quién sabe si después se formarán hasta clubes deportivos con los colores sectoriales. La cultura va cambiando. Pero lo importante es moverse, desplazarse hacia los destinos necesarios. Y más rápido, además. Con más seguridad también. Hay dudas sobre los valores a cancelar, probablemente toda esta nueva estructura resultará algo más cara. Lógico, hay que pagar los adelantos.

La confusión será la orden del día en el lunes 12 de Febrero. Junto con la celebración de un año más de la fundación de Santiago. Don Pedro deberá estarse riendo al ver en qué ha derivado la simple circulación de carretas y caballos por la Cañada. Eso habrá que verlo, la noticia llenará las pantallas y portadas el lunes y martes. Las entrevistas a los usuarios vaticinan las más pintorescas experiencias. Atención a las cartas a los diarios, ahí también habrá extenso material para divertirse un poco…los que vivimos en provincias, para los santiaguinos será sólo un chiste algo cruel. Especialmente cuando lleguen atrasados a sus empleos y aprendan a levantarse una hora más temprano.

Cuesta implementar todo un cambio cultural. Asentado por años de vicios y malas costumbres, anarquía en los recorridos, competencia insana y temeraria por parte de choferes para captar pasajeros, buses insalubres y destartalados, humos por doquier intoxicando a usuarios y peatones, virgencitas, santos, rosarios, colgantes, decorados chinescos, CDs, amuletos de todo orden, letreros burlescos de dudoso gusto, ofrecimientos de arriendo para paseos, fotos de divas generosas en piel, en fin, cualquier cosa menos un bus serio y profesional de locomoción colectiva. Así éramos, ¿seremos mejor ahora o caeremos en los mismos errores? ¿El intento de racionalizar, optimizar y servir decentemente con eficiencia se irá imponiendo poco a poco? Ojalá.

Estos modelos funcionan bien en Europa. Claro que allá llevan algo más tiempo que nosotros sometiéndose a los rigores de una vida más difícil, han tenido más oportunidades de aprender a convivir más civilizadamente para que todos estén mejor. Recuerdo el mapa de la red de transporte en Munich. Un galimatías que ni ellos entienden bien, pero el mapa es completo, no falta nada. Combina trenes locales, metro, tranvías, microbuses hasta el más mínimo detalle. Alemán, qué diantres. Pero complicado de interpretar; para un turista, imposible. Siempre queda la posibilidad de caminar, las ciudades son pequeñas en comparación a Santiago, pues están casi siempre planificadas a modo de anillos concéntricos, que es como han ido creciendo.

Disfrutemos el costo del progreso. Participemos con alegría en esta gigante Gymkhana de vivos colores: a ver quién llega primero…de premio, una foto autografiada gigante del Bam Bam.

Lecturas recomendadas:

http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=22625

http://chileliberal.blogspot.com/2007/02/transantiago-ocasion-caos-en-su-debut.html

Anuncios

2 Respuestas a “Transantiago: una Gymkhana gigante.

  1. Yo creo que es mejor este sistema aunque nos cueste acostumbrarnos, no olvidemos que las antiguas micros eran asesinos y quieren boicotear el sistema, haciendo que las micros pasen no tan seguido para que se acumule gente y estén apretados como sardinas y la gente empieze a alegar pero no nos engañemos, apoyemos al gobiernos que más adelante será para mejor. Paciencia y nada de alegar para que los choferes de micro no se salgan con la suya.

  2. De acuerdo Violeta. Pienso que todo progreso es saludable. Mi comentario apunta solamente a la forma de ponerlo en práctica. Mejor adaptado a nuestra idiosincrasia se habría visto menos conflictuado. El boicot privado se podría haber mitigado con un servicio estatal bien estructurado, como en Budapest. No todo lo que haga el Estado tiene que ser necesariamente malo, es cuestión de hacerlo bien, smplemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s