Región Novena de la Araucanía: una paradoja… ¿inexplicable?

No conozco en Chile una región más atractiva que la IX de la Araucanía. En términos generales, constituye una de las zonas geográficas más privilegiadas de nuestro territorio. Entre otras virtudes, su clima es benigno, sin grandes variaciones catastróficas de pluviosidad, temperaturas o desastres telúricos. Cuenta con un litoral rico en especies comestibles, extensas playas, el único lago salado de América del Sur, el Budi, y una muy extensa red fluvial.

En su territorio de encuentran cinco parques nacionales de primer nivel: parte del Nahuelbuta, Tolhuaca, Conguillío, Villarrica y Huerquehue. Grandes y hermosos lagos adornan el paisaje y son muy numerosas las lagunas de cordillera, algunas de incomparable belleza. Extensos bosques de madera nativa otorgan un patrimonio vegetal dificilmente encontrable en muchas latitudes del planeta, entre los cuales domina la milenaria araucaria, y queda mucho territorio disponible todavía con aptitud forestal para la industria de la celulosa. Sus numerosos centros termales atraen a turistas de todo el orbe, los volcanes en actividad representan unos indudables polos de atracción turística y científica de primer nivel, y varias canchas de sky de prestigio internacional son concurridas por extranjeros cada invierno.

Toda esta enorme riqueza está en equilibrio con un suelo fértil y generoso donde es posible cultivar cualquier especie vegetal comestible, ya sea en forma natural o en invernaderos climatizados. Trigo, avena, cebada y lúpulo tienen aquí campo libre. Cuenta con un adecuado desarrollo ganadero y una industria lechera no menor. La innovación agroindustrial ha empezado a crecer con los cultivos de berries, alimentos para salmones y crianza de alevines, entre otras.

Temuco es la quinta ciudad de la nación chilena en importancia poblacional, un centro universitario de prestigio y tradición, gran núcleo comecial y de servicios para todo el sur, destacándose por su calidad de vida reconocida por organismos internacionales. Si bien es cierto que en los inviernos aumenta la contaminación por la calefacción domiciliaria, hay políticas racionales en marcha que mitigarán en el futuro estos inconvenientes, como la certificación de la madera, por ejemplo.

Cuenta con dos pasos internacionales perfectamente habilitados todo el año, con lo cual el intercambio con Argentina es fluido y permanente, lo cual genera amplias espectativas de comercio y turismo.

Pucón está entre los top 5 del turismo de categoría en nuestro país y crece cada día más. Nuevos complejos en otros sitios, como Malalcahuello, van incorporando nuevas áreas al interés turístico y de agrado para los residentes en la Araucanía. Trailanqui está en los top 10 de los campings de Chile (Revista del Domingo en Viaje 4.2.07), pero hay otros muy buenos en las vecindades lacustres. La presidenta de la República y uno de los industriales más prestigiosos del país tienen propiedades en la zona (Caburga). Uno de los mayores inversionistas de Latinoamérica está vinculado con Temuco (Paulmann).

Esta larga lista de virtudes y excepcionales bellezas, que dan la impresión de una riqueza incalculable a disposición de todos los afortunados residentes de la IX Región, lamentablemente se estrella con las cifras económicas oficiales que nos dicen otras cosas. Somos la Región más pobre de Chile, con un insignificante PIB, con sólo 1.600 dólares per cápita (II Región 10.000, nacional 7.000) y un estudio reciente efectuado por la Universidad del Desarrollo (El Mercurio, 3 de febrero de 2007) reveló que estamos en el último lugar en competitividad, 9,5 veces más abajo que la Metropolitana ¿No resulta insólito esto?

¿Cuál será la causa que estemos tan mal evaluados? ¿Pobreza real? No ¿Pobreza ficticia? Tal vez. Mi recuento anterior no dice otra cosa. Gran parte de nuestro territorio araucano está en manos de propietarios de casi nula productividad, pero que gastan ingentes cantidades de recursos por parte del Estado. Es decir, de todos los que pagamos impuestos. Y las políticas actuales de seguir comprando tierras para ellos sólo tienden a agravar este panorama. Resguardados por derechos ancestrales de dudosa legitimidad, usan y abusan de los fondos estatales destinados al apoyo en tecnología y desarrollo agropecuario. Con resultados nulos, según lo reconocen incluso voluntarios extranjeros trabajando en planes de ayuda y que he tenido la suerte de conocer. Estos falaces principios de derecho los han llevado a una peor situación a ellos mismos, pues son incapaces de sobrevivir sin el apoyo del Estado, abandonando las tierras que les han comprado una vez que han sido expoliadas de todo lo que pudiera haber representado algo de riqueza transitoria: árboles, ganado y hasta casas donadas por el Fisco. Vuelta a estirar la mano, vuelta a seguir donando. Este círculo vicioso es una especie de cáncer en la Araucanía. Las cifras económicas lo manifiestan, como curva de evolución de una fiebre crónica que no cede a las terapias convencionales.

Los mismos absurdos principios han detenido la inversión en forestación y desarrollo forestal, impedido el crecimiento de la infraestructura turística, entorpecido la instalación de un puerto que tanto bien le haría a la Araucanía, dificultado la contrucción de un nuevo aeropuerto internacional que nos conecte con el mundo y retrasado una red caminera que una internamente la Regón facilitando la interconectividad que genera y mueve la riqueza. Quizás por eso estamos tan atrasados. No veo otra explicación. Estamos sentados en un cofre lleno de oro y alguien tiene escondida la llave.

Encontrémosla. Abramos nuestro cofre.

Anuncios

2 Respuestas a “Región Novena de la Araucanía: una paradoja… ¿inexplicable?

  1. Creo que tu vision en gran parte es una basura, que no corresponde a un analisis de una persona que nacio, estudio y vive en esta región.
    Ademas de racista algunos de tus comentarios no tienes idea de Parques nacionales, ya que solo ves la parte bucólica.

    Ing. Forestal.

  2. Algo incomprensible tu comentario, ingeniero, tiene menos lógica que el que criticas.
    La verdad no necesariamente tiene que ser amable. Sería bueno saber tu opinión sobre alguna explicación al resultado de las cifras sobre la Araucanía en vez de referirse groseramente a mi planteamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s