No estamos avanzando mucho, lamentablemente.

Todavía no estoy preparado para prescindir totalmente de los noticieros, según dije en un posteo anterior. Y es por eso que hago este comentario. Duele escuchar noticias como las de hoy. El Servicio de Emergencia y Rescate del Litoral, dependiente de la Armada, tiene un teléfono de asistencia gratuito para acudir a socorrer accidentados en las actividades costeras. Especialmente útil en verano, como es de suponer. Pero de 2.000 llamadas que ya se han recibido, sólo una correspondió a una real emergencia. Todas las demás, fraudulentas. El año pasado se recibieron 9.000 llamadas en esta época y apenas 15 obedecieron a una necesidad real de servicio.

¡Qué irresponsabilidad! Queda de manifiesto la incultura prevalente en nuestras comunidades que se atreven a malgastar los recursos públicos invertidos en alta tecnología e infraestructura de punta para socorrer a un accidentado en el mar. No son costos menores. Tanto los equipos, helicópteros, comunicaciones, personal altamente entrenado, muchas veces en el extranjero, se ponen a disposición de la población sin exigir nada a cambio. Y son burlados impunemente. De manera cobarde y anónima alguna mente demencial se recrea viendo desplegarse a estos equipos en busca del presunto e inexistente siniestrado.

El grado de responsabilidad de estos guardianes de nuestra seguridad no les permite discriminar si la llamada es o no verdadera. Se pueden perder minutos preciosos indispensables para salvar una vida. Ellos acuden. Luego, la frustración interna debe ser rumiada en silencio y con cabeza gacha y vergüenza por tan triste espectáculo del alma nacional, deben volver al lugar de alerta permanente hasta el siguiente llamado, que ésta vez pudiera ser real.

Creo que debe legislarse sobre estas materias. De todas las llamadas de emergencia fraudulentas. En bomberos, salud, policías. Existe la tecnología para rastrear el origen de las llamadas. Hay hoy en día elementos para perseguir tecnológicamente a estos estafadores. Y una vez detectados, dar penas públicas ejemplares y publicitadas. No se puede jugar con estas cosas. Nuevamente caemos en lo que tanto hemos insistido: educación cívica ¿Se está enseñando en los colegios este tipo de valores? ¿Se educa a nuestras juventudes en el mérito íntimo de ser un ciudadano ejemplar? ¿Se está dando importancia a preservar la convivencia civilizada? (*).

Me parece que no. La evidencia está a la vista.

—————–

(*) Ver “Cultura cívica” y “Educar es más que enseñar”.

Anuncios

Una respuesta a “No estamos avanzando mucho, lamentablemente.

  1. Más bien estamos retrocediendo. De eso estoy seguro, después de ver los saqueos y vandalismo en Concepción. LAMENTABLE. Y decepcionante sobre nuestro futuro como sociedad y como país.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s