Votación electrónica en Chile ¿una utopía?

Chile ha logrado un desarrollo en comunicaciones fuera de lo común en el concierto latinoamericano. Hoy tenemos celulares con música, imágenes, internet, películas y hasta programas de TV por cable. Hay edificios con tecnología digital, seguridad electrónica a distancia, cámaras de vigilancia por doquier, sistemas de cobro automático de peaje en carreteras, cirugía robótica a distancia, en fin, una lista innumerable de sistemas tecnológicos asombrosos que hacen realidad la ficción de un ayer no lejano. Sin embargo, aún seguimos votando con un papel y con un lápiz de grafito que ni los estudiantes de hoy emplean, en una cámara secreta de tabiques hechizos de cholhuán y depositando el voto en una urna artesanal de madera, no siempre pulcra. El país debe movilizar una cantidad de ciudadanos impresionante para mantener la organización del evento eleccionario. Si consideramos que hay unas 35.000 mesas receptoras de sufragios y cada una debe tener 5 personas para el control de la elección (presidente, secretario y 3 vocales), se requiere de 175.000 ciudadanos instalados todo un día, sin remuneración, para poder realizar la elección. Además, un número no despreciable de militares debe ser movilizado para el control de calles y lugares de votación, además de la policía habitual, reforzada para ese día. No consideremos los inconvenientes que provoca el desplazamiento de los votantes para acudir a los locales determinados, los que se encuentran alejados de ellos y los que deben justificar su ausencia de la elección, todo lo cual genera gastos personales y del Estado. Probablemente varios millones de dólares cuesta poner en marcha todo este proceso electoral. Hoy se venden bonos de FONASA a través de un sistema de identificación digital con la huella dactilar. Veo como un sueño el día que uno pueda votar en cualquier parte del país, con su dedo, de una forma electrónica, rapidamente, sin burocracia. El voto quedaría contabilizado de inmediato. Se puede efectuar el sistema de urnas en lugares alejados que no cuenten con Internet, mientras se desarrolla todo el sistema a nivel nacional. No creo que exista impedimento técnico, se hacen cosas más difíciles ahora que eso. Tal vez falta la voluntad del cambio.

(Este comentario fue publicado el 5 de diciembre de 2005 en blog http://www.subirenlaescala.blogspot.com y el 11 de diciembre El Mercurio publicó una columna editorial sobre el mismo tema y casi en los mismos términos)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s