Ser wanderino…un alto honor.

wanderers.gif

Claro que ser wanderino es un honor. Un honor muy grande. Ser simpatizante y tener en el corazón al club de fútbol más antiguo de Chile verdaderamente te llena de orgullo. ¡Verde como los pinos, soy wanderino!

Santiago Wanderers de Valparaíso fue fundado un 15 de agosto de 1892. Inspirado por marinos ingleses que recalaban en el puerto y que gustaban de practicar un deporte nuevo en estas latitudes, pronto prendió el entusiasmo de imitarlos y se formaron diversos equipos que empezaron a competir entre sí. Uno de estos fue Santiago Wanderers, que en su primer partido oficial amistoso fue contra otro equipo del cerro Artillería.

Mi padre nació en Valparaíso y desde pequeño me inculcó el amor por la camiseta verde del emblema caturro. Me llevó muchas veces al estadio a apoyar a Wanderers, aprendí a seguir su trayectoria desde Santiago, siempre atento a sus partidos a través de las trasmisiones radiales y aprender de memoria el nombre de sus jugadores. Crecí junto a la figura del lorito verde y más tarde me sentí identificado con su emblema. Fue casi una herencia paterna. Aunque yo fui mucho más futbolizado que mi padre, que en su juventud fue basketbolista en Valparaíso. Al menos yo llegué a jugar oficialmente en un equipo formal de barrios (1).

Cuando estaba de novio con Blanca, mi esposa, ir a ver jugar a Wanderers se transformó en una escusa para poder salir con ella fuera de Santiago. Así, íbamos a San Felipe, donde yo tenía a mis padrinos, a Rancagua donde ella tenía tíos y primos, a Viña del Mar, donde estaba el resto de mi familia. Nos metíamos en la barra caturra, donde una dama algo gordita y muy entusiasta nos encasquetaba una gorra verde y nos pasaba pompones para formar parte de la barra oficial, donde el bombo le daba duro al ritmo de la marcha “Erika”. ¡ S-A-N! Gritaba, y todos entonábamos SAN, SAN, SAN, Santiago Wanderers de Valparaíso…a todo pulmón.

Fue el año 1968 que logramos celebrar el campeonato con el equipo de los “panzers”. No me cabe duda alguna que fue gracias al apoyo que Blanca y yo les dimos desde las tribunas. Nuestro gritos fueron un incentivo fundamental para que esos muchachos pudieran dar la vuelta olímpica al final del campeonato.

——————————-

(1) “¿Queremos realmente fútbol profesional?”.

Anuncios

3 Respuestas a “Ser wanderino…un alto honor.

  1. un honor, sin duda.
    Pero partimos el 2007 con 3 puntos menos!!!!

  2. Tomás, tienes razón y eso duele. Valparaíso debiera ser una potencia futbolística. La segunda ciudad del país no puede ni debe exponer a estrecheces a su club emblemático. Por eso puse esa insignia parpadeando y medio difuminándoose, para que se afirme, para que logre estar brillante y resplandeciente.

  3. hola pooooooooooooooooooooo como estas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s