Manejar a la defensiva.

Algunos años atrás trabajaba en el centro de mi ciudad y acostumbraba a tomar movilización colectiva para desplazarme. Lo hacía para evitar manejar, aprovechaba para leer la prensa y creía que estaría más relajado. Los problemas de estacionamiento en el centro me significaban un desembolso cada vez más oneroso y aprovechaba para hacer diligencias bancarias y de otro tipo.

Pero poco tiempo después me dí cuenta que este hecho me traería otro tipo de problemas. Primero, que a las horas punta, que eran las mismas que yo ocupaba para desplazarme, se iba haciendo cada vez más difícil conseguir un espacio en los colectivos. Andar en microbuses quedó descartado desde el comienzo. Eran insalubres y el trato dado a los pasajeros era poco menos que al del ganado. Ya debía caminar largas cuadras hacia los inicios de recorridos para obtener lugar.

Una vez dentro del móvil, apretadito en el asiento trasero de autos hechos para 4 pasajeros y que se llenaban con 5, compartiendo muchas veces con señoras que habían perdido la guerra contra las calorías hacía ya mucho tiempo, o con bebés salivosos, o con paquetes de puntas afiladas, o con paraguas que se engancaban en mis solapas, lograba concentrarme en la conducción del chofer.

Y ahí venían los problemas. Muchos, casi todos, eran verdaderos salvajes de las calles, corriendo a más de 80 km/h en avenidas atestadas, sorteando temeratriamente cuanto obstáculo había por el camino, rezongando y hasta insultando a otros conductores. Me empezaba a preocupar. Un accidente no era cosa de chiste. Ya he mencionado por ahí que un impacto a 30 km/h equivale a la energía de caer desde un cuarto piso. Varias veces debí llamar la atención al chofer. Algunas logré que se moderara, otras, las más, me respondía con altanería diciendo que él era experto y que nunca había tenido accidentes. Puede ser. “Si no le gusta como manejo, bájese”, me dijeron más de una vez. Y me bajaba. Era cuestión de pricipios. Pero recuerdo a aquel otro que el primer accidente que tuvo fue el último. Fue de pasajero después de un transporte funerario hacia la final morada.

Manejar bien no es correr más rápido, ni sortear más obstáculos en el menor tiempo posible, ni llegar antes para atrapar un pasajero extra. Al contrario. Llegar bien. Entero, a la hora. Es obedecer a las Ordenanzas del Tránsito, respetar a los demás conductores y peatones, preocuparse de la seguridad del vehíclo con los controles mecánicos adecuados, emplear bien las marchas sin exigir a la máquina en forma indebida, lo que daña el motor y acorta la vida útil del automóvil. Acelerar y frenar pausadamente, lo cual ahorra neumáticos y protege los frenos. Finalmente, se ahorra combustible, lo cual incide en la economía familiar y de la nación. Sin tomar en cuenta que disminuyen los accidentes que cuestan vidas humanas y dejan numerosos inválidos.

El manejo a la defensiva hará más grato el conducir. No batiremos ningún récord, pero estaremos más seguros. Yo suelo manejar arrancándome de colectivos y microbuses. Nunca detrás de ellos. Suelen detenerse en los lugares más increíbles, de súbito, sin señalizar, bloqueando las calzadas en las esquinas. Se tiran encima en los “ceda el paso”, atropellan en los semáforos, en fin, demuestran un grado de cultura vial incompatible con su condición de profesionales. Un conductor profesional en España debe estudiar dos años en un instituto equivalente a Inacap de Chile para obtener su licencia. Acá los llamados “choferes profesionales” no dejan de ser algo más que un aficionado que se gana la vida conduciendo pasajeros. Hay irresponsabilidad en esto, de todos los sectores.

Este es uno más de los temas en los cuales nos falta mucho desarrollo para ser civilizados de verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s