Intrépidos e irresponsables ciclistas.

Según CONASET (Seguridad en el Tránsito),”Chile posee un alto porcentaje (40,6 %) de peatones muertos en accidentes de tránsito. Este escenario se repite si comparamos los ciclistas muertos (52) por cada 100 millones de viajes en bicicleta”. Ni qué decir respecto a la cantidad de ciclovías que posee Chile: altamente insuficientes para el gran número de usuarios de este tipo de vehículos. Aunque hay algunos que aluden a la ineficacia de estas vías privilegiadas para evitar los accidentes: el 65 % de los siniestros de ciclistas ocurre en las intersecciones (SIEC Carabineros) y las ciclovías no evitan esta situación. Y los usuarios de bicicletas probablemente aumentarán, dado el alto costo de los combustibles que generaría el traspaso paulatino hacia las dos ruedas de parte de trabajadores que lograron adquirir un vehículo de segunda mano y que ahora les resulta imposible mantener.

Pero no es eso lo que deseo destacar en esta ocasión. Sino la gran irresponsabilidad que acompaña a los ciclistas en nuestra ciudad cuando se ven obligados a emplear la vía pública. No tienen conciencia que la bicicleta es un móvil igual a cualquiera y que deben respetar las normas de la Ordenanza del Tránsito. La Ley 18.290 ó Ley del Tránsito, modificada en la Ley 19.816, define claramente que la bicicleta es un vehículo y los artículos 68, 116,136 y 172 hacen referencia explícita a este tipo de transporte, manifestando sus particulares condiciones de circulación y seguridad.

La precariedad de su tipo de vehículo los expone a graves accidentes. ¿Cuántas veces nos hemos encontrado con ellos contra el sentido del tránsito? Y nos hacen gestos obscenos cando les llamamos la atención. No respetan las luces de los semáforos, conducen en dos, tres y cuatro filas cuando van en grupos, al atardecer no llevan ningún tipo de iluminación ni vestimentas reflectantes, son osados en sortear vehículos detenidos, transitan en veredas; en fin, para qué seguir enumerando los problemas que generan a los otros ocupantes de las vías públicas.

Estas reflexiones sólo afirman el concepto de cuánto atrasados estamos en la cultura del desarrollo. O el desarrollo de la cultura. Algo a lo cual me refería en un comentario anterior. Falta educar, ese es el pilar sobre el cual se sustentará el desarrollo integral de nuestra comunidad. La responsabilidad personal sólo será posible con una sólida base educacional que hará que los individuos se comporten y conduzcan con actitudes pro-activas sin necesidad que haya sobre ellos una tutela represiva permanente. Ni tampoco lo hagan sólo por temor al castigo.

¿Faltará mucho para lograr que algo en ese sentido venga como generosa donación desde las cumbres del poder?

Nota: una muy buena página web para la seguridad de los ciclistas está en

http://www.virginiadot.org/infoservice/bk-lawsSpanish.asp

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s