Temporales…permanentes.

Llega el invierno y con él el desarrollo del libreto ya establecido de desastres. Todos los años igual. No es posible prever cómo se comportará la naturaleza, a lo más, tratar de sacar el promedio estadístico y preparar el terreno para cubrir imponderables. Hay obras en ese sentido, insuficientes, es cierto, pero se ve un esfuerzo tendiente a mejorar lo que hay o intentar disminuir riesgos. Contrariamente, sin embargo, sí es posible saber el comportamiento de nuestros conciudadanos referente a estas materias: cavernario. La acumulación de basuras y desechos es responsable del taponamiento de cauces y desagües que muchas veces llevan a situaciones caóticas.

La avenida Francia de Valparaíso queda convertida en un torrente que arrasa con todo a causa del desborde de un tranque obstruido por los más variados y pintorescos residuos abandonados por los vecinos de esos mismos lugares. Incultura, falta de educación, barbarie, irresponsabilidad, inconsciencia…faltan epítetos para calificar estas actitudes. Después, sobra calificativos para los lamentos…¡Qué desgracia! ¡Qué mala suerte! Pero, ¿no habremos colaborado nosotros mismos de manera eficaz para provocar aquella atribuida mala suerte?

Las inundaciones son periódicas, la necesidades de suelo y vivienda son permanentes, ¿quién autoriza o permite que haya viviendas y poblaciones en lugares donde el curso natural de las aguas ocupa su espacio histórico, reivindicando el mejor derecho que le asiste para ello, de cuando en cuando? A menos que se cambie el curso de los ríos en beneficio de la población, como se hizo en Valencia con el río Turia, tranformando el antiguo cauce en un parque recreativo y pulmón de la ciudad (http://www.red2000.com/spain/valencia),  Pero para eso se necesita voluntad de estado y mucho dinero, ambos bienes escasos en nuestra sociedad chilena.

Hace algunos días recibí de una amiga un mail con un comentario muy pertinente. Terminaba descubriendo al culpable de que las cosas funcionen siempre mal, al responsable de que los gobiernos no sepan gobernar y del desorden social: se encuentra en el espejo…somos nosotros mismos.

 

 

 

 

 

Anuncios

Una respuesta a “Temporales…permanentes.

  1. Se cumple el vaticinio, otra vez cortada la columna vertebral de Chile, dos puentes impiden la circulación, caos por la subida de los ríos Tinguiririca y Teno (¿esta película no la habíamos ya visto?). Unos pocos milímetros de lluvia y ya está, con el agua hasta el cuello.
    ¡Paciencia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s