El vino de Oporto.

El vino de Oporto se produce en los viñedos del Valle del Río Douro (Duero) en Portugal. Antes del siglo XVII, esta región era ya conocida por sus vinos, tintos y blancos, aunque eran poco consumidos fuera de Portugal. En 1678, Inglaterra y Francia entran en guerra, ocasionando escasez de vino en el reino británico. Para hacer frente a la escasez, Inglaterra recurrió a los vinos de Portugal, su aliado de tres siglos. El vino del valle del Douro comenzó a hacerse popular en Gran Bretaña, más que nada por su ubicuidad en tiempos donde el vino francés era escaso o inexistente. Una versión sobre el origen del vino de oporto tal como se conoce actualmente, dice que en 1678, comerciantes de Liverpool adoptaron una técnica utilizada en un monasterio en Lamego, para modificar el vino. Esta técnica consiste en añadir brandy al vino durante la fermentación, interrumpiendo así el proceso de fermentado. El resultado es un vino con mayor contenido de alcohol (hasta 25 °G.L.), y con sabor más dulce, debido al azúcar remanente que no terminó de ser fermentada.

El Oporto, un milagro afortunado de la viticultura y del cariño en la elaboración de un producto, no es muy fácil de entender, por eso sin mayores tecnicismos ni detalles, queremos aclarar algunas definiciones para los interesados en iniciarse en los placeres que un buen Oporto puede proporcionarnos. Es un vino fortificado, al que antes de que termine la fermentación de todo el azúcar, se le añade un aguardiente neutro, que la interrumpe, dejando algo de azúcar residual a la vez que se aumenta el grado alcohólico.

El método de cultivo es en escarpadas terrazas que hacen muy difícil la mecanización y aumentan los costos de producción. Existen unas 40.000 hectáreas de viñedo, en la zona del Douro, a unos 70 kilómetros de Oporto, hasta la frontera española, repartidas en aproximadamente 85.000 parcelas diferentes. Todas estas parcelas están calificadas según unos parámetros de localización, altura, inclinación, exposición, composición del suelo, rendimientos, castas, densidad de plantación, sistema de conducción y edad de las viñas principalmente en categorías de la A a la F. Las fincas A, generalmente cercanas al río, son las mejores.

Se elabora fermentando el jugo de la uva que se ha obtenido mediante estrujado mecánico como cualquier vino de mesa o aún hoy día mediante el pisado por el hombre y, en el momento en el que alcanza la cantidad de azúcar deseada, se detiene el proceso de fermentación añadiéndole aguardiente de vino de 77% vol., el que se le homogeniza en los toneles permaneciendo luego dos meses en reposo cuando se realiza la primera trasiega para separar las borras y corregir su grado alcohólico si fuera necesario.

Sólo los vinos producidos en la zona demarcada a los lados del Rio Duero en su viaje de Este a Oeste a través de Portugal y que lleve el sello de garantía del Instituto del Vino de Oporto, IVP, institución de reconocida seriedad y eficiencia que controla rigurosamente su producción y crianza, puede ser admitido como verdadero Oporto. Esta es una denominación de origen (DO).

Los vinos de Oporto pueden ser blancos y tintos. Los Blancos son producidos a partir de uvas blancas de varias variedades y pueden tener diferentes grados de dulzura, desde los muy dulces llamados Lagrima hasta los Sweet, Demi-Dry, Dry y Extra-Dry. Su contenido de alcohol varía entre 19 y 22 % vol. Hay una categoría especial Light-Dry, muy seco, con un contenido de alcohol de l6.5% vol.

Los Oportos Tintos comprenden dos grandes grupos: Sin Añada, que comprende el Ruby, Vintage Character, Tawny, 10, 20, 30 y más de 40 años y Con Añada que comprende Vintage. LBV y Colheita. Las uvas más utilizadas para los tintos son: Tinta Amanda, Tinta Blanca, Touriga Francesa. Tauriga Nacional, Tinta Barroca, Tinta Cao.

Vintage, literalmente “añada”, es la categoría superior de los oportos. El rey de los oportos. Son vinos hechos de las mejores uvas, generalmente de diferentes viñas, y solo se producen en cosechas excepcionales. Se embotellan entre el segundo y tercer año, sin filtrar, y evolucionan en botella durante décadas. En general necesitas 10 a 15 años para estar listos. Son un porcentaje muy pequeño de la producción de una casa, pero es precisamente por estos vinos por los que se mide la calidad de un productor determinado, y los que le dan el prestigio. Un concepto importante es el de la “declaración”. Si un año determinado se va a hacer un Vintage, hay que “declararlo”. Es normal que se declaren tres o cuatro años por década. Las mejores añadas suele haber declaración generalizada, de la mayoría de los productores. Las últimas han sido 1997, 1994, 1991 (aunque algunos prefirieron esperar al 92), y anteriormente 1985, ¡seis años sin declarar una añada!

 Aprovechemos las ofertas de los grandes supermercados que importan estos vinos y las tiendas especializadas. Vale la pena probarlos.

VAINA EN  OPORTO 

Receta enviada por Alejandro Hermosilla.

Ingredientes:
– 3 yemas de huevo
– 1 clara de huevo
– 3 porciones de Oporto
– 1 porción de Coñac
– 1 Cucharada de Cacao

Preparación:
Poner en la coctelera todos los ingredientes. Batir unos minutos. Servir en vasos espolvoreando con canela molida encima.

¡Que la disfrute!

Referencias:

Wikipedia
Mundo del Vino
El Arte de Comer
http://www.chile.com

 

           

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s