El uniforme escolar chileno.

¿Han visto ustedes algo más estrafalario que muchos de los escolares chilenos? Independiente del colegio en que estudien, pues las modas, por absurdas que sean, son copiadas rápidamente. Bueno, las copian aquellos que no tienen la capacidad para buscar una auténtica definición personal y van con la masa, que son los más.

Tratemos de realizar una descripción general del uniforme escolar que hoy se puede ver en un día cualquiera en las calles de nuestra ciudad. El comentario que viene a continuación es aplicable a partir de los 10 años adelante. Veamos el ejemplo del varoncito: generalmente despeinado, camisa desabrochada y fuera del pantalón, corbata en la espalda o colgando de un bolsillo, arrastrando la mochila o empleándola como elemento de agresión a compañeros de ruta, pantalones algo caídos y con la sensación de que han quedado demasiado largos, zapatos terrosos, casi siempre uno desanudado con los cordones a riesgo de ser pisados, chaleco arremangado en invierno o anudado a la cintura en verano. Esta estampa es exhibida con orgullo como lo máximo en moda escolar y así se transita hacia y desde los colegios en solitario o en grupo. En este último caso se suele agregar la presencia de cigarrillos que pasan de mano en mano.

Analicemos a la jovencita: es raro ver a una chica bien peinada o con el cabello tomado en forma adecuada, abundan las cabelleras teñidas, muchas veces van excesivamente maquilladas, con colgantes o joyas de fantasía vistosas. Igualmente las camisas van fuera de los pantalones o de las faldas, y éstas suelen ser de una longitud mínima, a veces tan reducidas que es posible saber con facilidad el color de la ropa interior del día. Calcetas siempre bajas o a diferente altura. Muchas de las jóvenes adoptan actitudes ciertamente provocativas con sus minifaldas y camisas apegadas. En estas conductas escolares, ¿no habrá un factor incidente en el aumento del embarazo adolescente, por la atracción impulsiva entre los pares, y de las agresiones de naturaleza sexual, por parte de sujetos mayores? Quizás. ¿Habrá estudiosos que hayan analizado este comportamiento? Me gustaría mucho conocer los resultados de sus trabajos.

La imagen aquí algo estereotipada sólo traduce, según mi criterio, lo que está pasando por la cabeza de los jóvenes: ruptura violenta de esquemas establecidos, rebeldía, afán de notoriedad, confusión, rechazo a las normas de urbanidad tradicionales. Ellos y ellas no quieren pasar indiferentes y lo logran a través de su apariencia corporal. Creo que las formas van siempre unidas al fondo de las cosas. En la naturaleza hay armonía entre forma y fondo y cada ser es como se presenta no por capricho, sino que obedece a una función o propiedad definidas.

Bueno sería que la mayor parte de nuestros estudiantes de colegios empezaran a destacarse de preferencia por el cultivo y desarrollo de otros valores más trascendentes y significativos. La apariencia desmarcada se vuelve, finalmente, en otro uniforme anónimo en el cual ocultar las propias frustraciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s