El precio de la decencia.

Pasear por la ciudad debiera ser una actividad cotidiana recreativa de todos sus habitantes. Admirar los edificios históricos, si los hubiera, y aprender sobre el pasado que alguna vez llenó de gloria esos inmuebles. Que después de todo es nuestro propio pasado. Y contemplar las nacientes edificaciones que nos sorprenden y van modernizando el rostro urbano, anunciando ya el devenir de nuestros hijos en esta nueva ciudad que pretende entregar otras y más confortables formas de vida. Una equilibrada combinación de lo antiguo con lo nuevo enriquece culturalmente a un pueblo. Por eso la recuperación de la cúpula del Edificio Marsano, frente a la estación ferroviaria, iniciativa personal aplaudida de nuestro buen vecino Andrés Salvadores, constituye un hito ejemplar de lo que debe hacer la autoridad cultural para no ver desaparecer la historia viva de la ciudad. Igual cosa ocurre con la campaña de recuperación y preservación del Hotel Continental, obra del mismo Andrés, primer hotel de Chile en 1888 con imborrables memorias del paso de Pablo Neruda y Gabriela Mistral por sus habitaciones. Y el legado del Museo Ferroviario que nos dejara el ex alcalde René Saffirio, está en esta misma línea.

Una ciudad limpia, agradable, cercana, con parques verdes y paseos peatonales, invita a recorrerla en familia, a disfrutar del contacto con los vecinos y recrearse en esa comunicación vivificante con el entorno donde estamos habitando, sin necesidad de huir hacia el campo, buscando armonía y tranquilidad.

¡Qué lejos estamos de esta utópica ensoñación! Hoy Temuco es una ciudad sucia, con cúmulos de basuras en bolsas de diferentes estilos y tamaños en las veredas, casi siempre destruidas por perros y pájaros, en espera del camión recolector que no siempre se lleva todos los desperdicios ya regados por los alrededores. Y todas las paredes, letreros, señalización urbana, postes, paraderos y cuanta superficie pública y privada se encuentre a disposición de los modernos vándalos que conviven impunes con nosotros, pintarrajeadas y “decoradas” con extraños signos que sólo entienden sus hechores, consignas insurgentes y groserías. Todo un repertorio de la cultura imperante.

La fachada de una casa es como el rostro de una persona. El dueño se esmera por presentarla a los demás de la manera más digna que puede. Con sacrificio compra pintura y paga por la mano de obra. El color da vida a la ciudad. Va creando un carácter, entregando alegría y deseos de vivir. A los pocos días, a veces horas, aparece destruida su amorosa obra por los rayados inclementes, su dinero a la basura, vuelta a empezar. Si es que puede, si no, ahí queda el testimonio de la ignominia como bofetada al rostro que siempre va a doler.sfco.jpg

Ha surgido una solución algo más perdurable. Si se cuenta con los medios, claro está, recubrirán la fachada con cerámica que es lavable y la inversión se hace sólo una vez. Ya hay un estilo visible en Temuco. Son muchos los propietarios de viviendas que han optado por esta solución para defender el rostro. Hasta la tradicional iglesia de San Francisco ha incorporado esta modalidad a sus antiguos muros, tal vez cansados de acoger involuntariamente tanto mensaje y símbolos satánicos. Formaremos un cuadro pintoresco que irá asemejándose a las casas de mosaicos decorados que han hecho famoso a Portugal. Al no existir la necesaria disciplina social y no haya todavía un sistema racional que permita reprimir estos desmanes, nos adaptaremos a ellos tratando de neutralizarlos.

A medida que Chile se desarrolle en lo económico y material, único desarrollo que parece tener valor actualmente, se irán construyendo fachadas más eficientes que nos defiendan del bárbaro ataque del spray asesino.

Con el tiempo veremos aparecer las casas de acero inoxidable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s