El amor es azul.

¿Quién se iba a imaginar que Paul Mauriat, fallecido a los 81 años en 2006 en Perpignan, fuera un visionario? El genial director de orquesta francés, nacido en Marsella en 1925, se hizo conocido y saltó a la fama en 1968 con la balada “El Amor es Azul”, compuesta por André Popp, manteniéndose en el número uno del ranking de USA durante 5 semanas. En 1998, treinta años después, el amor se hizo realmente azul, apareció el Viagra.

Esta pastillita azul, color impuesto por las necesidades de mercado, el compuesto original sildenafil es incoloro, aparece como respuesta exitosa al tratamiento de la disfunción eréctil del varón, solucionando un problema masculino frecuente, no sólo de los pacientes con afecciones crónicas como la diabetes, los operados de cáncer de próstata o con lesiones de la médula espinal, paraplejias traumaticas u otras. Sino que de todos aquellos, que sin manifestarlo abiertamente, tienen problemas de erección o de eyaculación precoz, un tema poco conversado en los círculos masculinos, pero presente.

Se sabe que hasta un 40 % de la población masculina en rangos de edad media puede presentar problemas de este tipo en algún momento de la vida. Y la pastilla azul es salvadora. La droga actúa en los cuerpos cavernosos del pene de la siguiente manera: los impulsos nerviosos de la excitación sexual hacen que de unas neuronas (células nerviosas) ubicadas en los cuerpos cavernosos y en células del interior de los vasos sanguíneos del pene (células endoteliales), una sustancia gaseosa que se llama óxido nítrico (NO). Esta promueve cambios químicos mediados por la molécula guanosinmonofosfato cíclico o GMPc, en una relajación del músculo liso cavernoso, que permiten la vasodilatación de las arterias del pene y generando la erección. Pero la GMPc es degradada con rapidez por una enzima, la fosfodiesterasa tipo 5 (PDE 5), responsable de la pérdida de la erección. El sildenafil es un potente inhibidor, altamente selectivo, de la PDE 5, oponiéndose a la degradación de la GMPc, potenciando una erección persistente.

Estas enzimas se encuentran también en otros tejidos del organismo, lo cual explica algunas de las reacciones adversas del Viagra, como dolores de cabeza, enrojecimiento facial y visión de tinte azul.

La historia del descubrimiento del sildenafil es curiosa, como ha ocurrido tantas veces en farmacología, unas veces a favor y otras en contra, como fue lo de la thalidomida. Dos científicos del laboratorio Pfizer , Simon Campbell y David Roberts, buscaban un compuesto paar el tratamiento de la hipertensión. La droga no satisfizo las espectativas esperadas, relatando los voluntarios muchos efectos secundarios, entre ellos en varones, los cambios en su función eréctil. Este afecto llamó más la atención en los investigadores, y como el fármaco no resultaba efectivo para tratar la enfermedad coronaria, empezaron a profundizar en la investigación de esta particular respuesta. El resto, ya es conocido por todos.

El nombre de “Viagra”, bautizado por Pfizer, como el nombre de muchas drogas, es una invención publicitaria, pero posiblemente fue inspirado por la palabra “vyaghra” en sánscrito, que significa “Tigre”.

Mucho se ha discutido el posible empleo del sildenafil en las mujeres. Probablemente los cuerpos cavernosos del clítoris, de igual origen y función que en el hombre, aunque de reducido tamaño, también sufren un efecto eréctil y pudiera servir para que algunas mijeres consideradas “anorgásmicas” puedan mejorar esta condición. No aumenta, definitivamente, el deseo sexual en mujeres, en quienes otras motivaciones son las que juegan un papel más preponderante en el momento del sexo, como el sentimiento de amor, cuidados, ternura y atención. El princpal órgano sexual de la mujer está en el cerebro.

Parece ser de especial interés su empleo en la “eyaculación precoz” del varón, en la cual, después de un primer orgasmo prematuro, la droga permite una segunda erección efectiva pronta que llevará a la satisfacción adecuada de la pareja. Su consumo por jóvenes normales y sanos, con el proposito de transformarse en campeones olímpicos del sexo, no tiene mucho fundamento, pues no aumenta las capacidades normales, al menos así dice la teoría.

El medicamento se emplea a elevadas dosis en pacientes con hipertensión pulmonar primaria, permitiendo bajar la carga sobre el ventrículo derecho.

Contraindicaciones tiene pocas, pero definitivamente NO DEBEN TOMARLA quienes consumen nitritos o derivados para enfermedad coronaria o como tratamientos para la hipertensión arterial, ya que el efecto hipotensor se potencia con el sildenafil y pueden ocurrir accidentes cardíacos por hipotensión.

Tenía razón Paul Mauriat. El amor ahora sí es verdaderamente azul.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s